Antología de Poetas Españolas Contemporáneas
Por Noni Benegas

 

- Volver al índice de 7x10: Antología de Poetas Españolas Contemporáneas -



Como toda selección esta es también azarosa, en el sentido de que hay un buen puñado de poetas que podrían haber sido incluidas sin desmedro de la calidad del conjunto. Pero no cabe duda de que las voces presentes son responsables, en gran medida, del espléndido acervo de la poesía española actual.

Hay diversidad; de épocas y tradiciones. Pues las vivencias que aquí se recogen se insertan en una ancha franja de tiempo que va de la posguerra hasta hoy. Y a vuelo de pájaro, hay al menos dos tradiciones, la de Maillard, francesa; la mía propia, argentina. Pero lo interesante son las experiencias comunes, el tan llevado y traído exilio, por ejemplo, y la forma de abordarlo. Pues no sólo esta presente el obvio, territorial, político, sino el íntimo, el esencial: la soledad, el idioma, el desamor, que aparece aquí y allá bajo diversos tonos y estilos. Más temas; los espigarán ustedes mismos en una lectura, que espero, les de tanto placer como a mi me dio, cuando generosamente las autoras me enviaron su soberbia contribución.

Cuando una lee un poema de Julia Uceda se siente de inmediato invitada a recorrer un tramo de vida junto a una persona poética extremadamente lúcida. Alguien que conoce el arte de hacer del poema un espacio por donde deambular y cuestionar tanto el lugar que recorre, como a la hablante insertada en ese paisaje. Y esto, en un continuo que desafía las nociones de tiempo y espacio, pues logra combinar todos los planos de realidad posible en una misma composición como en una jam session. Grandes poemas –no sólo por buenos, sino por extensos y conversados –Diálogo, Condenada al silencio, Driving- que no se parecen a nadie y son su marca de estilo.

Chantal Maillard ahonda en el instante y el acontecimiento; en el aquí y ahora diferidos por los medios de comunicación y la vida enlatada que llevamos. Muestra nuestro rechazo a encarnar en el tiempo que nos es dado vivir y nuestro perpetuo posponer o delegar la responsabilidad por lo que sucede ahí, a la vista, pues: un acontecimiento es un olor que espera que alguien lo respire… (“Matar a Platón”)

Olvido García Valdés sostiene en sus manos las dos puntas del ovillo, y camina por ese hilo sin quitarle ojo a ninguna, y esa tensión entre uno y otro extremo condiciona su paso y su visión: “Del ojo al hueso”. Entre ambos, el paisaje; todas las calidades posibles de paisaje, incluídos nosotros mismos -humores, forma, pasiones- amenazados de desaparición, y por eso vivos y punzantes en una argamasa rítmica incomparable.

¡Qué remanso simultáneo; qué opulencia el verso acariciador de Juana Castro! Cuánta tragedia y belleza al tiempo en los zarpazos de ese mundo rural, donde mitos y leyendas reviven en el hoy. Y cuánta afirmación del deseo por todo lo creado, aunque tal vez no haya dátiles, ni estrella, ni jardín…. pero que invocados con estas palabras, en estos versos, persuaden, invitan, a que todo suceda y se haga realidad a medida que es nombrado.

Aliento épico en la poesía de María Antonia Ortega, donde Dios no habita en lo alto, sino en lo profundo, y la Virgen de la Cárcel y los Prostíbulos nos enseña a buscar la pureza en la carne y el corazón del preso.Donde se echa a faltar más locura, más pasión en la construcción de la nueva Europa, y mayor aceptación de la diversidad de tonos en el coro que de allí surge pues: Aquel hotel es una gran paradoja: hay que estar dentro para poder entrar, en clara alusión al blindaje actual del continente europeo.

Conversar consigo misma como lo hace Uceda, como lo hizo Pessoa, de eso sabe algo Concha García. De ese interrogarse frente al espejo del bar, o ante la cortina echada que deja oír los pájaros, el rumor del afuera. Un diálogo rompedor como un puzzle, pues el sujeto lírico se hace añicos en cada poema suyo y sin embargo, como una sombra se vuelve a alzar hasta la figura espesa de carne y hueso, para volver a rezumar su sangre, su vivir, en las hilachas del poema desmadejado y vuelto a armar. Una epopeya dentro de la cárcel del yo.

La soledad radical, como gusta llamarla Noni Benegas, es un estado al que aspira desde la infancia cuando absorbida por el vacío del naufragio familiar encuentra en si misma la fuerza para emerger. Y esos dos movimientos: salir a flote o dejar caer pautan su quehacer durante varios libros, hasta que los Fragmentos de un diario desconocido le ofrecen a manera de playa una superficie inestable pero real, en la cual reconocer los restos y revivir las voces de aquel naufragio mudo.

 


Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| ANTOLOGÍA DE POESÍA RUMANA |

| Sumario | Plástica | Retrospectiva | Escultura | Pintura I | Pintura II | Galería I | Galería II | Fotografía I | Fotografía II | Fotografía III | Literatura | Destacado | Literatura II | Cuento I | Cuento II | Relatos | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Pensamiento I | Pensamiento II | Pensamiento III | Pensamiento IV | Cine | Teatro I | Teatro II |

| 7X10: ANTOLOGÍA DE POETAS ESPAÑOLAS CONTEMPORÁNEAS |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Archivo | Buscador | Noticias | Poesía semanal |
| Crea tu sitio | Promoción | E-mailing Cultural |
| Concursos | Foros de Enfocarte|
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2005 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.