Concha García



- Volver al índice de 7x10: Antología de Poetas Españolas Contemporáneas -



ANTES DE AYER

El requisito es noble pero
se pregunta si es moral
rascándose en la oreja. Un día
el crucigrama era difícil
tuvo sombras, buscó álamos
y se mojó de río. Antes de ayer
le encantaba maquillarse.
Hoy no. Relatar y contar
comer, dormir en los brazos
de quien le apasiona, ¿es noble
eso? No sabe. Vivir es respirar,
Serenarse, mirar mapas,
Leer en la piel muchas cosas
que no son cuestionables.

 

LO ABSTRACTO

De vez en cuando
un vicio nuevo me invade y miro la hora
porque se ha vaciado la alcancía,
mis besos rebotan por las paredes
y mi mera ilusión es ese hábito
que escapa de la escasez y se regodea
solo, como un altivo gusano,
y me como los dedos de mi amante
que no me amó, y me lamento
de la humedad que da eso en la mirada,
y me pongo frenética aupándome para verlo
todo más lejos, y me acuso de divinizar
lo que toco con el ojo, y me
asusta llevar la incertidumbre
en los besos, y me pongo celosa
porque soy olvidable.

 

ALGO

Perdí porque nunca supuse
que ganar fuese algo. En ese
lenguaje carcomido significa
tener más corazonadas. El invisible
acertijo de una mueca
tocando el vaso.

de Pormenor

 

III ALEGORÍA DEL TIEMPO

Mientras amenazan demasiado los contrastes
que la luz del fuego dibuja en los cristales
una lenta premonición se forja
alrededor de la cabeza de ella. No sabe
que tras el último gintónic algo definitivo
altera sus sienes. Su mala suerte
esquiva la conciencia de su propio límite.
Deja de mirar. Ahora sólo otea
entre los temblorosos quiebros de la luz.
¡Son tantos los años, los instantes!
en los que hubo sido y fue. Ahora
nada sabe de todo aquello. Un vestido
azul. Dos tejanos. La maleta
y el hall. Tras él, un poco más allá
del pasillo: esa sala. Un fuego.
No hay luz. Sabe que no existe
la posibilidad de otro decaimiento.

 

TODO DESAPARECE

Mientras el corazón no es más
que una metáfora
hay quien aprieta sus papeles
se lame los labios, mira la hora,
ansía tabaco, y se lanza a la calle
como si al sentir el aire sintiese
una necesidad de antaño, o varias
necesidades de ahora
que un presentimiento
disipa de repente.

de Ayer y calles

 

MÁS ALLÁDE SER MUJER

Estoy viva. Oigo pájaros
porque una cortina tapa la ventana.
Pero estoy viva.
También estoy oculta
Y me sumerjo en taburetes. Noto
que aprender a vivir es estimulante
para aprender a morir, pero estoy viva
en un pasadizo que me conduce
a voces que no me llaman
y piden ginebra a un hombre de blanco
vestido como un farmacéutico
de hace un siglo. Mis elucubraciones
me hacen pensar en la distancia
como si fuese abstracto estar en tres sitios
simultáneamente.

 

¿QUÉ ES LO QUE CAE?

Cada año me convierto en un grupo de personas
que se disuelven en una calle peatonal,
los días dos de enero veo esparcirse
un trozo de mi alma
que yo contemplo apostada en una esquina
buscando en las grietas de la pared
una especie de recuerdo como de ventana
caída. También veo
la disolución de una edad y me observo
con una mueca sin días previos
que se lleva parte de mi ser
y es entonces cuando me distraigo
y entran a mi casa las cartas, resuenan
en los párrafos, en los trozos de frases.
¿Y aquel encuentro? Ahora que no estás yo.
No te... Viajaremos este verano.
Vayamos al lugar. Árboles frutales,
tú la fru.... Te vivo en la azotea.
Cuando quebró. ¿Quién creería?
Tu compañía me endul... Me rompe
el mar.

 

VARIACIONES

Hemos conocido vicisitudes de doble filo
aguas donde bañarse era imposible
tiempos de amor con un fondo blanco
y una ternura por mirarlo todo
que nos daba respuestas equivocadas
por eso me dirijo a ti. La mujer
que hoy piensa y siente a la vez
parece perturbada por la situación
y resbala entre recuerdos donde el amor
era la invención sublime de ser dos.
Pero no todo pasa.
Me hinco en mi cama y soy una
con la conciencia escindida, con la virtud
de quererme marear involucrada
en sensaciones que no transpiran
porque te necesitaría para sudar,
y como estoy sola lo canto
porque siempre hubo un tiempo
y habrá más tiempos ya sin dolor
sin esperar que un faro de coche
alumbre la esquina donde fijo la mirada.
Me siento agotada, como si la sensación
de ser yo misma me golpease
en un centro conocido pero ignorado.

 

ESCENA EN UN MAR

Todo lo que dice bordea el asunto.
Habla de tierra rara, de un hotel,
de varios obstáculos. Una mirada
complaciente casi le abraza. Llega
de un remoto trazo de letra. A cualquiera
no le escriben. Tengo miedo
de abrir los regalos, los dejo a la sombra
del mueble. Si hubiese en ellos
esa señal acabaría tirándome por la ventana.
Es mucho mejor que las habitaciones
de ese hotel... y después, fíjate,
resulta un desencanto el envoltorio.
Quiere lo que esconde la arena
ese vaivén que sólo el viento
es capaz de insinuar con su fuerza.
Me dice: Transcurren los días encerrada
todavía no he acabado la novela
me cuesta dejar la casa que no tuve
sueño con habitaciones sin puertas
hoy ha llovido. Me duele la cabeza.
A veces me eclipsa el tarot y me decido.
Aquel viejo ajuste de cuentas me preocupa
en sus melodías borrosas. Ya no es
la que era. ¿Quién es la que era?
Un trío de jóvenes afina la garganta
van a cantar y el ruído es espantoso.
Habla a borbotones y cae de su cabeza
un péndulo justiciero, una cana
que ha dejado henchido su corazón.
Mis planes están lejos
nadie ha oído nunca lo que dije.
Cuando llega la serpiente yo me enrosco
y construyo el hotel con soledades.
¿Quién lo habita? le pregunto.
Un camarero sesentón lee la prensa
tiene espalda de camionero y ojos
de haber visto pocas cosas. No nos mira.
Por fortuna todavía me queda tiempo
lo sueño en los libros. Estará
lleno de poetas.
¿Poetas?
Tu hombre antiguo está reproducido
en la caída de tu labio. Predices
un porvenir que sólo es concedido a los extraños.
¿Y por qué poetas? Porque están solos
y desayunaremos juntos. ¡Ah, cuánto
he amado!
Qué hipócrita confesión
y qué sincera. Veo tu fingir estar despierta,
una voz que corre por la terraza
de una casa que tuve. Una barriga
indispuesta. Un ¿quién lo ha hecho?
¿A estas horas cómo pude haberlo hecho?
Pero qué hiciste. Sumisas decisiones
en el fondo. Y me repite: Todavía
soy hermosa, me dijo el ginecólogo
que se puede hasta los cuarenta y cinco.
Mis madrugadas son terribles
pongo música y recuerdo canciones
no te puedes imaginar lo que me pesa
el estribillo de las de cuna.
Todavía no hemos muerto. Otra cerveza.
Durante media hora se callan los músicos.
Me voy hacia atrás con ella,
nos percatamos de una vieja deuda
porque nos hemos equivocado de vaso.
Te quise tanto. ¿A mí? ¿A mí me quisiste?
¿Qué hora es? Tu deseo es confuso.
Fíjate, es una tierra sola que da al mar
llena de poetas desayunando conmigo.
Yo sé que tu ex amante desapareció entonces,
quería la gloria y se hizo famoso e inaccesible.
¿Cómo puedes reprochármelo?
Los misterios insondables no existen
si no se adora un cuerpo. Esta escena
de pasión me parece muy sórdida.
Es una tierra llena de rabia. Yo salgo
de una ventana y contemplo un mar
desgajado del paisaje.
Anula las huellas y pone pisadas.
Estamos rodeadas de ropa tendida
bamboleándose. Crecen arbustos
y se encaraman en una mesa plegable.
Veo restos de un desayuno entre varios,
la imaginación de los que estuvieron
ha formado una nube de pensamientos
que se deshace, como un recuerdo helado
sobre el cubo de fregar.
El agua estancada formula paradojas.
Tú tiras su contenido a la tierra,
la tierra llena de rabia desgaja los poemas
se traga los silencios, las muecas y los gestos
de los que aquí estuvieron.

de Cuántas llaves



- Volver al índice de 7x10: Antología de Poetas Españolas Contemporáneas -



CONCHA GARCÍA
, (La Rambla, Córdoba 1956), es Licenciada en Filología Hispánica. Co-fundadora del Aula de Poesía de Barcelona y Presidenta de la Asociación “Mujeres y Letras”. Ha publicado: Por mi no arderán los quicios ni se quemarán las teas. (1986); Otra Ley, (1987); Ya nada es rito, (1988); Desdén (1990); Pormenor (1995); Ayer y calles, (1995); Cuantas llaves, (1998); Arboles que ya florecerán, (2001); Luz de almacén, (2001). Ha recibido los premios Aula Negra, Barcarola y Gil de Biedma. En prosa publica Mi amor.doc, (2001). Ha sido seleccionada en antologías nacionales y extranjeras, como Die Lippen Des Mondes. Spanische Lyrikerinnen der Gegenwart (1959-1990) Ed. Gottfried Egert Verlag. Heidelberg. Alemania 1996.

 




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| ANTOLOGÍA DE POESÍA RUMANA |

| Sumario | Plástica | Retrospectiva | Escultura | Pintura I | Pintura II | Galería I | Galería II | Fotografía I | Fotografía II | Fotografía III | Literatura | Destacado | Literatura II | Cuento I | Cuento II | Relatos | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Pensamiento I | Pensamiento II | Pensamiento III | Pensamiento IV | Cine | Teatro I | Teatro II |

| 7X10: ANTOLOGÍA DE POETAS ESPAÑOLAS CONTEMPORÁNEAS |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Archivo | Buscador | Noticias | Poesía semanal |
| Crea tu sitio | Promoción | E-mailing Cultural |
| Concursos | Foros de Enfocarte|
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2005 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.