Entrevista a Vicente Aranda
Por Nancy Gonzalez Coca

 

Mafias, prostitución, violencia, drogas y blanqueo de dinero, es el telón de fondo de la de “Canciones de Amor en Lolitas Club’s”, la nueva película de Vicente Aranda, reconocido cineasta español de origen catalán, autor de una prolija lista de trabajos cinematográficos de amplio reconocimiento internacional.

Su  nueva incursión se aleja de la trilogía histórica que significaron sus últimos trabajos: Juana la loca (2001), Carmen (2003) y Tirante el Blanco (2006).  Y se acerca a la contemporaneidad  sustentada sobre la obra homónima de Juan Marsé, autor que ya ha sido fuente de inspiración para Aranda en trabajos anteriores (El amante bilingüe (1989) y Si te dicen que caí (1993).

 

Su nueva película es una historia inspirada en el libro homónimo de Juan Marsé ¿Que le cautivó de esta historia para llevarla al cine?
Yo me siento muy afín a Juan Marsé. Tenemos una edad parecida, hemos vivido en la misma ciudad, en el mismo barrio, hemos tenido correrías infantiles que el describe en sus novelas.  Es como una cuestión de vidas paralelas. Además he descubierto que temáticamente le interesan cosas que me interesan a mí también. En esta película hay un tema de  fondo en el que soy recurrente, y él también.

¿Recibió algún tipo de colaboración del escritor para adaptar el guión?
No, Marsé vivía en Barcelona y yo en Madrid de modo que no nos hemos visto.
 A mí me entregaron la novela, la leí y me encargaron una adaptación que acepte por que me pareció bien.

En general,  al adaptar novelas se suele contar con la participación de los escritores.
Claro que he contado con apoyo. Parto de la escritura de otro,  hago una adaptación para cine y con eso ya es bastante.

¿Cómo ha sido el proceso de documentación para elaborar el guión de la película?
Pues se ha dado la situación que ni yo, y supongo que Juan Marsé tampoco, jamás habíamos estado en un puticlub. Hubo que ir, visitarlos y averiguar cómo eran. Pero eso forma parte de la documentación posterior de la película, el argumento actúa en zonas más comunes.

¿Cambió algo el hacer esa documentación, descubrió otros matices para incluir en el guión que de pronto la novela no recogía primeramente?
No, lo que descubrí es que a hay  una situación, la existencia de clubs de alterne y demás de los cuales tenia noticia pero no información. He leído algunos libros y me he informado por que era mí obligación, una parte necesaria del proceso mismo de trabajo y creación

Ud menciona en una entrevista previa, que una de las ideas centrales que le dejó la novela es que todos queremos ser otro.
Sí, es una recurrencia que he descubierto tardíamente. Yo creía que siempre hacia una película diferente,  pero un día examinando los temas me di cuenta de que tenía cierta tendencia a respetar una etiqueta que es “todos queremos ser otro” y Juan Marsé también tienen esta tendencia, es decir, en lo que él ha escrito esto está presente. Es una de las cosas que me facilitan la adaptación de los temas de Marsé.
 
¿Como eligió el casting para esta película?
Pues haciendo pruebas. En principio no fue nada difícil determinar que Flora Martínez fuese la protagonista de la película. Yo había visto “Rosario Tijeras” y además le había hecho una prueba para “Tirante el Blanco”, que en aquella ocasión no pudo ser porque no tenía la edad que buscaba. Pero yo ya la conocía,  contaba  entonces con que Flora es muy buena actriz, colombiana,  y justamente en la novela la protagonista es una prostituta colombiana,

Mucho ha dicho Vicente Aranda del amor en películas anteriores. ¿Cómo aborda ese tema del amor en este nuevo film?
Pienso que hay dos clases de insuficiencia: una es intelectual y la otra es emocional. Las dos son importantes. En este sentido he trabajado para dar a entender que por encima del sexo, de la carne, hay otra cosa que es la emoción.

¿En que aspectos técnicos hizo mayor hincapié para esta película? 
Como director trabajo con mucha aplicación en la fotografía y sobre todo con el encuadre. De una manera más disimulada con los actores, porque desde el momento que entregas el guión comienza la construcción de los personajes, y hay un intercambio de información permanente.

¿Suele contar con un grupo técnico habitual o suele cambiar según la película?
Para el montaje y la dirección artística trabajo con dos personas. Hago cambios con el segundo de cámara, porque   prefiero que en esta instancia lleve la cámara otra persona distinta al operador. Nestor Almendros  es muy brillante,  y  no entendía lo uno sin lo otro, pero a mí me gusta que esto este separado: un ayudante para el cuadre y otro para la fotografía.

El personaje de Flora Martínez es una inmigrante colombiana que ejerce la prostitución; también en el film aparecen como narcotraficantes y mafiosos un grupo de Colombianos. ¿La película busca criticar estos estereotipos o los refuerza?
No, la película en todo caso es como la novela, testimonial y al mismo tiempo  se sucede en una zona de fantasía, de suposición. Pero no intenta decir, ni mucho menos que los colombianos tengan ninguna especialidad en eso.

¿De su larga experiencia como director como ve la representación que de los inmigrantes se hace en el cine español?
Pues no sé,  a mi me parece que en todo caso no he visto mucho porque  no es un tema recurrente en las películas españolas. He visto algunas cosas,  por ejemplo “Flores de Otro Mundo”, recuerdo que era benevolente, comprensiva e inteligente. Me parecía bien.

¿Ha vivido en alguna ocasión el Síndrome de Ulises?
He estado siete años viviendo en Venezuela. Yo pertenezco a un tiempo en que se emigraba de España. He sido emigrante en Venezuela por siete años.

¿Qué le ha dejado esa experiencia desde el aspecto de la inmigración?
Regrese a España por que comprendí que no se puede cambiar de patria, que es inútil, que no hay manera, que ni te aceptan ni lo aceptas.

Su objetivo al hacer cine es el de establecer algún genero de dialéctica con el publico. ¿Cree que con esta película logra ese objetivo?
Utilizo el procedimiento que empleo siempre, la paciencia.  Yo pienso, me parece que lo dijo Godard, que las películas las termina el público.

En su página web, www.vicentearanda.es, comparte un diario de rodaje con los asistentes. ¿De donde nace esa iniciativa de intercambio con el público que lo visita en la Web?  
Es una iniciativa propia, personal,  porque pienso que puede resultar de utilidad, que alguien aprenderá con eso. Lo que hago es explicar cual es mi procedimiento para rodar,  que es muy sui generis, trato de ofrecer la posibilidad a aquellos que se quieran interesar de poder tener unas lecciones ahí.

Tiene un trabajo cinematográfico importantísimo, donde ha tocado muchos temas de la sociedad española ¿a través de  su profesión de director, de guionista, como ve el cambio de valores en la sociedad española?
Lo veo con satisfacción, se ha cambiado en buen sentido. Había una frase de un político de principios del siglo veinte que decía: “es español el que no puede ser otra cosa”. Pues que esto se supere esta bien.
De la guerra civil me parece que era Churchil quien dijo otra frase también muy elocuente: “los españoles no son revolucionarios son revoltosos”. Me parece que todo esto esta cambiando que ha sufrido una revolución importante el país, una revolución cargada, eficaz y sobre todo democrática. No es que yo este del todo de acuerdo con ello, pero como es democrático lo acepto.

¿Qué tipo de literatura y en especial que autores son queridos por Vicente Aranda?
En literatura como en el cine yo me decanto hacia el realismo y es una cosa a la cual he llegado por derivación, por que no siempre ha sido así. La fantasía me gustaba mucho, pero la fantasía extrema, la que puede haber en temas como drácula, la que te sitúa en un plano irreal,  pero la verdad es que en la practica yo me he ido decantando, he ido evolucionando y actualmente estoy en una zona realista por completo. Y es también lo que me gusta como espectador, cuando voy ha cine no tolero fácilmente que me hablen de muertos vivientes por ejemplo, por que no me lo creo.

¿A nivel de literatura latinoamericana le gustaría adaptar alguna obra para cine?
He estado tentado varias veces. Me hubiese gustado adaptar la novela “Santa Evita”. También, cuando García Márquez estaba viviendo en Barcelona, en varias ocasiones, por sugerencia de él incluso, hablamos de la posibilidad de escribir un guión o de adaptar una novela. Esto fue en más de una ocasión, pero nunca llego a nada.

Como antiguo miembro fundador y creador de la escuela de Barcelona, qué tanto queda de esta línea en sus últimos trabajos.
Pues yo creo que nada. Fue muy rápido eso, yo comulgaba con los demás en que el argumento no es necesario. Pero descubrí muy pronto que sí era necesario. Era un medio de comunicación con el público y que no se podía prescindir de el.  Pienso que lo más elocuente de la escuela de Barcelona que he visto recientemente esta en Tarantino con el film “Kill Bill I”, por ejemplo.

¿Que proyectos tiene a futuro?
Estoy a la espera, pero hay dos proyectos que parecen avanzar con más prisa que otros aunque no se todavía cual será el que prospere. Tengo un proyecto sobre Lope, sobre su último amor, y otro proyecto que nace de la adaptación de la novela argentina “Luna caliente”.




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail



Sumario | PLASTICA: Egon Schiele - Marcus Antonius Jansen - JARR - Fernando Reyes Varela - Pop Art mediterráneo y humanismo electrónico. La poética modernista de Mario Schifano. Por Nicola Mariani - BIDA 2007. Por Noelia Sueiro - La cultura en fase de metástasis. Por J. Carlos Sanz - Anthony Caro | FOTOGRAFIA: Manuel Alcaide Mengual - Lalla Essaydi - Jo Spence - Maria Luisa Morando - Garon Kiesel | LITERATURA: Un rato de tenmeallá. Por Guillermo Cabrera Infante - Oralidad, legitimidad y escritura en "Un rato de tenmeallá". Por Carlos Dimeo - Propiedades. Por Esther Andradi - Muelle solitario. Por Miguel de Loyola - Lucha hasta el alba. Por Augusto Roa Bastos - El huésped. Por Albert Camus - Llama o cristal. Por Rafael Fauquié - Vivir Adrede. Por Mario Benedetti | POESIA: Pablo Giordano - Ángel González - Vladimir Holan - María Isabel Vargas Arango - Piedad Bonnett - Susana Giraudo - José Luis García Martín - Alvaro Mutis. Por Harold Alvarado Tenorio | PENSAMIENTO: Rostros y espacio interfacial; hacia una teoría del retrato en Sloterdijk. Por Adolfo Vásquez Rocca - Una revisión al análisis de Theodor Adorno sobre el jazz. Por Nicolás Amoruso - Apuntes para una estética de lo digital. Por Guillermo Yáñez T. - El viaje sin distancia. Por Jana Leo de Blas | CINE: Entrevista a Vicente Aranda. Por Nancy Gonzalez Coca | TEATRO: Teatro clásico japonés


| Home | Staff | Directorio | Archivo | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2008 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.