Pablo Giordano

 

 

[la casa mujer]

la casa mujer
dormida
desvirgada recién

amanece nada
en lo viejo de la plaza
cada día
abrazo las ventanas
les doy de beber a los manteles
baño de luces los muebles

otra vez no tengo qué hacer ni qué decir

siento que voy a comerme de un bostezo
la vía pública

 

 

[nos sobresalta un extraño]

nos sobresalta un extraño
canto de gallo
llama ahogada que por fin
despierta entre los troncos

yo anduve solo
recorriendo algunos patios
había veranos enredados
que madejé
ciudades
que me bañaron
toallas mugrientas

entonces ese despertador fue
otra vez sirena
abrazo de despedida
al borde en cada barco

 

 

[corro descalzo]

corro descalzo
ando
sin moverme de mi cuarto

guardo cada cielo cada rama
cada ungüento para el alma mala

a mi lado
el frío se come un perro
me mira de reojo
me espera
relame los huesos
los estudia
les arranca lo que queda
tengo miedo

(el problema es que siempre quise decir nada)

 

 

[hace mucho que el sol no subía]

hace mucho que el sol no subía
por las calles
a veces la mañana
tiene una gorda escondida entre las faldas

siempre la misma promesa
el día
la tarde
la noche
y la palabra

 

 

[jura esa niña]

jura esa niña
que lo soñé todo

que en mí se desnuda la vida
para no envidiar cada muerte

 

 

[es ahora que palpito]

es ahora que palpito
inmerso en transistores
y la cama
enmudece como zanja

mi nombre está escrito en mi espalda

 

 

[he aquí todos mis nervios]

he aquí todos mis nervios
y la noche que los mira anonadada

si no basta una vida
tirada a la basura
basta ser la vida misma

sólo una lluvia
aunque los hombres se mojen
y se quejen

 

 

[si se mira bien]

si se mira bien
una rama
no es más que un grito
un perro no puede ser otra cosa
que un gesto extraño arrojado al absurdo

decime si no son las canillas
dos locos en reposo
que rozados
por un giro de mano
despiertan de la ausencia

 

 

[hay un muerto frente a mí]

hay un muerto frente a mí
un muerto que mira
con hambre
con desfachatez
un muerto
que vino del olor de mis zapatillas
del crepúsculo de mi pelo crepuscular
siempre
desnudo como un agujero que no canta
vino este muerto al vino santo de la huida

 

 

[no vuelvas]

no vuelvas
yo velo por nosotros cuando niños
mantengo hamacas mudas
desde siempre

 

 

[la noche es una señora con calmantes]

la noche es una señora con calmantes
deshace las camas y ensucia los vidrios
la gente tira un colchón
y duerme con los perros
quienes tienen linternas
lanzan gritos lastimeros
luego
aterrizan pájaros
conversan y complotan

hay una organización de faroles
que ama literalmente a las nubes

de vez en cuando alguna casa
abre un ojo y lo cierra enceguecida

seres extraños
realizan partos a los mármoles
se oye cantar a un muerto
—una vez un niño se murió de alegría
sacándole jugo a unas piedras—

animales raros que quieren ser perseguidos
trepan árboles y ríen

deambula un temible señor viejo
que quiere enseñarnos
dulzuras espeluznantes

pero yo
me detuve a ver los alumbramientos
el inconmensurable ejercicio de los climas
las luces tenues

parece el pueblo una cabeza que sueña
una almohada con perfume maduro
vida sabia lavándose las piernas

venimos a ser
al cabo de misteriosos climas
un manojo de barriletes a lo lejos
paredones de estaciones con dibujos
que pretendieron ser efímeros 
zapatos borrachos tirados en la calle
instante en que una planta decide
expresarse de esa manera
decantamiento del vapor en el vidrio
colores que la existencia aprende

 

 

[ella tampoco pasa hoy]

ella tampoco pasa hoy
con las tetas pegoteadas a la remera

amanece
como una cama que se tiende en verano

no cabe una quietud más
por miedo a caber

enajenado
hace horas que miro ese cielo
no veo absolutamente nada
excepto ese cielo enajenado

completamente aburrido como una ventana
nunca acumulé tanta nada para decir

 

 

[el silencio es]

el silencio es
presencia deshidratada
el agua de la primera palabra y las que siguen
no justifica la vida
la mistifica

más allá
se despliega completa una llama
desde que nace
hasta que muere
es todo un reino tranquilo
es interpretar mil veces
la misma foto distinta

afuera
pastan los árboles la noche acuosa
el mudo aprende nuevas eremitas
insomnes y felices ante el viento
no diremos nada nunca y para siempre

 


 



 

 

 

 


 

*Pablo Giordano (Las Varillas - 1977) dirigió revistas juveniles y publicó algunas poesías y cuentos en el suplemento El Especial de Nueva York-Nueva Jersey, la revista porteña Oliverio, el diario argentino La Voz del Interior y la Revista Diccionario. En papel participó de las antologías: In Our Own Word (Marlow Peerse Weaver – USA 2007); Grageas (IMFC – Buenos Aires – 2007) y 25 ciudades (Universidad Católica de Córdoba – 2007) En formato digital colaboró con sitios de Argentina, México, Cuba, Estados Unidos, Portugal, Brasil y España entre los que se destacan la revista Narrativas, No-Retornable, El Síndrome Chejov y La lectora Provisoria. Sus textos fueron traducidos al inglés y portugués.

Mantiene el blog Narrativa: http://pgiordano.wordpress.com




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


Sumario | PLASTICA: Egon Schiele - Marcus Antonius Jansen - JARR - Fernando Reyes Varela - Pop Art mediterráneo y humanismo electrónico. La poética modernista de Mario Schifano. Por Nicola Mariani - BIDA 2007. Por Noelia Sueiro - La cultura en fase de metástasis. Por J. Carlos Sanz - Anthony Caro | FOTOGRAFIA: Manuel Alcaide Mengual - Lalla Essaydi - Jo Spence - Maria Luisa Morando - Garon Kiesel | LITERATURA: Un rato de tenmeallá. Por Guillermo Cabrera Infante - Oralidad, legitimidad y escritura en "Un rato de tenmeallá". Por Carlos Dimeo - Propiedades. Por Esther Andradi - Muelle solitario. Por Miguel de Loyola - Lucha hasta el alba. Por Augusto Roa Bastos - El huésped. Por Albert Camus - Llama o cristal. Por Rafael Fauquié - Vivir Adrede. Por Mario Benedetti | POESIA: Pablo Giordano - Ángel González - Vladimir Holan - María Isabel Vargas Arango - Piedad Bonnett - Susana Giraudo - José Luis García Martín - Alvaro Mutis. Por Harold Alvarado Tenorio | PENSAMIENTO: Rostros y espacio interfacial; hacia una teoría del retrato en Sloterdijk. Por Adolfo Vásquez Rocca - Una revisión al análisis de Theodor Adorno sobre el jazz. Por Nicolás Amoruso - Apuntes para una estética de lo digital. Por Guillermo Yáñez T. - El viaje sin distancia. Por Jana Leo de Blas | CINE: Entrevista a Vicente Aranda. Por Nancy Gonzalez Coca | TEATRO: Teatro clásico japonés


| Home | Staff | Directorio | Archivo | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2008 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.