The Conversation of Prayer
Traducción de Adrián Icazuriaga
    

La conversación de los rezos que están por decir
El niño que va a dormir y el hombre en las escaleras
Que sube porque su amor agoniza en el cuarto de arriba
Uno sin preocuparse de a quién afectará en su sueño,
Y el otro lleno de lágrimas porque su amor haya muerto,

Desvía en la oscuridad el sonido que saben levantarán
Hacia los cielos que responden desde la tierra verde,
Desde el hombre en las escaleras y el niño junto a su cama.
Los sonidos que están por decir en ambos rezos
Por un sueño en tierra segura y por el amor que muere

Serán el mismo dolor elevándose. ¿A quién calmarán?
¿Dormirá el niño indemne o el hombre estará llorando?
La conversación de los rezos que están por decir
Conjuga lo vivo y lo muerto, y el hombre en las escaleras
Esta noche no encontrará agonizante sino vivo y cálido

En el rebozo de su esmero a su amor en el cuarto de arriba.
Y el niño sin preocuparse hacia quién asciende su rezo
Se anegará en una pena tan profunda como su propia tumba,
Al percibir que la ola de ojos oscuros, a través de los ojos del sueño,
Lo arrastra por las escaleras hacia alguien que yace muerto.

 

En el texto original se pueden apreciar las rimas internas que aquí hemos remarcado en itálicas, nótese que con la excepción de “conversation” la mayoría de los vocablos son monosílabos. A continuación, y a propósito de este mismo poema, resumimos un fragmento del excelente estudio que hace G. S. Fraser sobre poeta de Cymru.
 

The Conversation of Prayer

The conversation of prayers about to be said
By the child going to bed and the man on the stairs
who climbs to his dying love in her high room
The one not caring to whom in his sleep he will move,
And the other full of tears that she will be dead,

Turns in the dark on the sound they know will arise
Into the answering skies from the green ground,
From the man on the stairs and the child by his bed.
The sound about to be said in the two prayers
For sleep in a safe land and the love who dies

Will be the same grief flying. Whom shall they calm?
Shall the child sleep unharmed or the man be crying?
The conversation of prayers about to be said
Turns on the quick and the dead, and the man on the stairs
Tonight shall find no dying but alive and warm

In the fire of his care his love in the high room.
And the child not caring to whom he climbs his prayer
Shall drown in a grief as deep as the true grave,
And mark the dark eyed wave, through the eyes of sleep,
Dragging him up the stairs to one who lies dead.

 

“La Conversación de los Rezos, quizás entre los poemas cortos el más perfecto de Thomas, se mueve sobre una idea hasta ahora marginal en la cultura Protestante. Es la idea de la reversibilidad de la gracia; la idea de que todas las oraciones y todos los buenos actos cooperan en beneficio de todos los hombres, y ese Dios, en su inescrutable misericordia, puede dar al inocente el privilegio de sufrir algunas de las tribulaciones en que han incurrido los redimidos pecadores. El hombre en este poema podría ser el padre del niño, o podría no tener conexión con él; o el hombre y el niño podrían ser una misma persona en diferentes etapas de la vida. Ambos rezan, y hay un sentido en que los rezos son enteramente atendidos. El niño reza para “dormir indemne”, por una noche despojada de malos sueños, y el hombre, cuya esposa o amada se está muriendo, lo hace porque se encuentre mejor. Los rezos, de tal manera, se cruzaran en el aire, el hombre ha visto concederse su deseo, al menos por una noche la mujer enferma se encuentra sana y feliz, pero el niño dormido tiene que soportar toda la pesadilla de un hombre que sube las escaleras para descubrir que su amor ha muerto. Sólo esta idea da el completo sentido del poema.”   (G. S. Fraser, Dylan Thomas, The British Council, Longmans, Green & Co., London, 1957)