Gustav Klimt

 

Gustav Klimt representa el capítulo más brillante del arte vienés de finales del siglo XIX. Co-fundador y primer presidente del grupo Sezession, la versión vienesa del Art Nouveau, la pintura de Klimt combina de manera inigualable un exquisito preciosismo con una intelectualidad y una hondura en el sentimiento. Su obra quizá sea la expresión más sincera del momento histórico que le tocó vivir: un fin-de-siècle lleno de tensiones, del que nacería el mundo moderno.

Frente a la riqueza decorativa de sus lienzos, los más de mil dibujos que realizó a lo largo de su carrera llaman la atención por su inmediatez y espontaneidad y resultan, por tanto, una muestra directa del temperamento apasionado del artista. El carácter fuertemente erótico de la mayor parte de sus dibujos le valió en muchos momentos el apelativo de artista obsceno. De hecho, en sus dibujos aparecen de forma explícita buena parte de los tabúes sexuales de la época lo que ha propiciado infinidad de leyendas en torno al ambiente de relajación sexual que se respiraba en el taller del artista, e incluso provocó que el propio Klimt se alejara de la vida pública.

Sin embargo, sus dibujos son mucho más que una mera representación del profundo erotismo que se respiraba en los ambientes artísticos de la Viena finisecular. Para ello es necesario reparar en que, por aquel entonces, el dibujo tenía una enorme importancia para los artistas de la vanguardia vienesa, hasta el punto de concederle un status equivalente al de la pintura. En el caso concreto de Gustav Klimt, los dibujos suponen una parte esencial de su producción y los desnudos ocupan, sin duda, el grupo de mayor importancia, protagonizados por mujeres desnudas, de pie o tumbadas, distantes y ensimismadas, abandonadas a su intimidad más absoluta.

Gustav Klimt prestó, asimismo, una inusitada atención a la belleza femenina en decadencia. Así, destacan diversos dibujos de mujeres ya ancianas, con los cuerpos ajados, muchos de los cuales le servirían como ensayo para Las tres edades de la mujer. También retrató, con extrema delicadeza, una serie de mujeres embarazadas, algunas de las cuales remiten a su famoso lienzo Esperanza.

 

MUJERES
Hasta el 3 de septiembre de 2006
Fundación Mapfre
Madrid

 




Copyright © Gustav Klimt




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


Sumario | PLASTICA: Gustav Klimt - Agostino Bonalumi - Francisco Toledo - Josep Guinovart - Ricardo Hirschfeldt - Jorge Oteiza | FOTOGRAFIA: Mona Kuhn -Vivam Sundaram - Oscar Carrasco - Andrzej Dragan - Ken-ichiro Suzuki - Carlos Díaz | LITERATURA: Paul Auster - Alfredo Bryce Echenique - Juan José Saer - Iban Zaldua - Andrea Maturana - Enrique G de la G | POESIA: Dylan Thomas: el palabreador - Poemas de Dylan Thomas -Claudio Rodríguez - Ida Vitale - Ana Istarú - Ernesto Carrión - Alfredo Herrera - Eloy Santos | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner | PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - F. G. Marin | CINE: Sobre el Cine Europeo Contemporáneo - Lolita: Imágenes de un deseo oscuro | TEATRO: Orígenes del Teatro en China V - Higiénico Papel Teatro


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador |Poesía semanal |
| E-mailing Cultural |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.