Paisaje Inventados
Fotografía de Carlos Díaz

 

 

Como resultado de mi experiencia con el diseño y dibujo industrial, desarrollé cierta afinidad con el período histórico comúnmente llamado la "revolución industrial norteamericana”. Con el tiempo mi atención se concentró en la relación del crecimiento de la industria de entretenimiento norteamericana y aquella “revolución”. El invento de una ilusión, el impacto que han tenido el carnaval, el circo, y los parques de atracciones en la cultura norteamericana de aquella época es la base de mi trabajo. En mis collage fotográficos, Paisajes Inventados, utilizo los bloques de madera de los grabados de los periódicos de patentes publicados entre 1840 y 1890, durante el apogeo de la Revolución Industrial. Estas detalladas ilustraciones pertenecen a inventos de nuevos artilugios utilizados fundamentalmente en las fábricas, la minería, la agricultura, y el transporte. Estos nuevos dispositivos fueron importantes porque cambiaron el mundo “civilizado”, transformando la forma de vida y trabajo de la gente. Su uso trajo consigo mayor eficiencia y productividad y proporcionó así una nueva oportunidad para el ocio de la clase trabajadora. Esta conexión entre la máquina y el divertimento, es central en Paisajes Inventados, compuesto de collages de láminas antiguas y fotografías en blanco y negro del parque de atracciones de Conney Island fuera de temporada, cuando está parcialmente desmantelado.

Conney Island, construida para albergar a tres parques de atracciones diferentes, se convirtió en la quintaesencia del divertimento. Convertido en el destino más popular del entretenimiento, los parques de atracciones de Conney Island simbolizaron el cambio cultural de una Norteamérica que se transformaba. Los parques de atracciones se convirtieron en paisajes surrealistas y brindaron una válvula de escape a una sociedad hasta entonces circunscrita a la moral Victoriana de una elite. Coney Island era el lugar que enfrentaba el trabajo y el divertimento, el dolor y el placer, el control y el caos, la realidad y la fantasía. Era la manifestación de un sueño surrealista (o una pesadilla), un lugar histérico y apasionado.




 

Copyright © Carlos Díaz




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


Sumario | PLASTICA: Gustav Klimt - Agostino Bonalumi - Francisco Toledo - Josep Guinovart - Ricardo Hirschfeldt - Jorge Oteiza | FOTOGRAFIA: Mona Kuhn -Vivam Sundaram - Oscar Carrasco - Andrzej Dragan - Ken-ichiro Suzuki - Carlos Díaz | LITERATURA: Paul Auster - Alfredo Bryce Echenique - Juan José Saer - Iban Zaldua - Andrea Maturana - Enrique G de la G | POESIA: Dylan Thomas: el palabreador - Poemas de Dylan Thomas -Claudio Rodríguez - Ida Vitale - Ana Istarú - Ernesto Carrión - Alfredo Herrera - Eloy Santos | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner | PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - F. G. Marin | CINE: Sobre el Cine Europeo Contemporáneo - Lolita: Imágenes de un deseo oscuro | TEATRO: Orígenes del Teatro en China V - Higiénico Papel Teatro


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador |Poesía semanal |
| E-mailing Cultural |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.