Orígenes del Teatro en China IV
Por María Dolores Garcia-Borrón Martínez

 

Notas relacionadas:

 

Patrones de diseño principales

Los diseños faciales de los jing -papeles siempre masculinos y que representan a personalidades fuertes- son los más llamativos, y se dividen en una serie de patrones. A continuación se explicarán algunos detalles sobre cada uno de estos patrones, que transcribimos casi directamente como decíamos de la obra de Pan Xiafeng .

Zhenglian: Patrón de “cara completa”, en que hay un color básico para todo el rostro y dos cejas pintadas encima. Es más antiguo que los otros diseños, por lo que sus líneas son aún más elaboradas. Antes de mediados de la época Qing sólo se pintaban las cejas. Más tarde se añadieron arrugas y el diseño general se complicó mucho, con mayor aporte de colores. Los personajes con este diseño son todos ellos respetables; como el juez Bao Zheng, que aparece en diversas obras con la cara negra, como ya decimos arriba, cejas blancas y una media luna sobre la frente, pero según las facciones del actor que encarne a este personaje -como a los demás- se observarán muy grandes diferencias en la composición general del diseño, sobre todo en función de la anchura del rostro (especialmente en lo referente a frente, mentón y mandíbulas). Según el artículo “L’Opera di Pechino”, aparecido en la revista italiana Frammenti d’Oriente, nº 2, 1998, (v. Bibliografía), este rostro monocromático representa a un hombre sincero.

Sankuaiwalian: “Cara en tres partes”. Este patrón resalta la anchura de las cejas y divide el rostro en las tres partes de mejillas y frente. Los personajes con este diseño, ya sean bondadosos o malvados, ostentan normalmente varios dibujos decorativos en el entrecejo y sobre la frente, en señal de sus distintas características personales. Los personajes ancianos con este diseño ostentan además líneas y colores que hacen que sus ojos y párpados parezcan más caídos. En este caso, los diseños se llaman además de polian, “pieza rota”. A veces se añade a las órbitas dibujos de venas en forma de cola de pez y otras cortas y rojas entre las cejas. Cuando alguien asesina a otro se añaden rastros de sangre en la misma parte. Lo mismo se suele hacer para variar los contornos de la boca, y también se dan patrones de “cara en tres partes” más sencillos, esto es, sin dibujos entre las cejas ni sobre la frente. Según Frammenti d’Oriente con este diseño se representa a personajes honestos.

Huasankuai: “Cara en tres partes llena de color”, también llamada hualian, es decir “cara pintada”, simplemente. Se basa en la anterior, pero añade más líneas y arrugas, y otros componentes extra por ejemplo sobre las cejas y los orificios nasales. Este diseño juega más que ningún otro con los resaltes o al contrario en base al colorido del vestuario (estamos en la enumeración y explicaciones de Pan Xiafeng -op. cit.-; pero Frammenti d’Oriente añade además que con este rostro se representa un carácter complicado, y también la duplicidad de carácter si va unido a rasgos de tipo sankuaiwalian).

Shizimen: “Rostro en forma de cruz”. Este patrón tiene, desde el puente de la nariz hasta la frente, una línea vertical que se conecta a las arrugas de sobre los ojos. El color principal usado en este maquillaje plasma un contorno en forma de cruz, de ahí su nombre. Sin embargo, este contorno varía a partir del estándar que requiere que el color principal de la frente llegue a la punta de la nariz. De modo que a veces ese color no llega a alcanzar el extremo del apéndice o se le añaden diversos motivos entre las cejas, sobre las aletas nasales, etc. Según nuestro número de Frammenti d’Oriente este diseño denota un carácter extremado, ya sea cómico o trágico.

Liufenlian: “Seis décimas partes de la cara”. Como indica su nombre, el color principal de este diseño cubre sólo algo más de la mitad del rostro. Por lo demás, las variaciones pueden ser casi infinitas, y a la vez indicar heridas, cicatrices, edad adulta , senil o juvenil, etc, como en los demás casos. Según Frammenti d’Oriente con este patrón suele representarse a viejos generosos.

Yuanbaolian: “Cara plateada en forma de barra”. También llamada banjielian (“media cara”) en razón de que el maquillaje se limita generalmente a la zona de por debajo de las cejas, con la frente sin pintar. La parte sin pintar semeja un lingote de plata, y de ahí el nombre general de este tipo de diseños. Leemos en la revista Frammenti d’Oriente que este diseño prefigura a un hombre que disimula su debilidad bajo un aire agresivo.

Baifenlian: “Cara empolvada de blanco”. Diseño también llamado fenlian (“cara empolvada”) y a veces dabailian (“gran cara blanca”). Se extiende polvo blanco por todo el rostro, y luego se pintan en colores oscuros las cejas, órbitas oculares, zona de los orificios nasales y arrugas. Los personajes con este diseño son en general fuertes, como Cao Cao, Sima Yi, Yan Song y Yan Shifan. Además, el polvo blanco puede ser aplicado en forma densa o ligera, según caracterización. Según distintos artistas de ópera veteranos, ha de darse aquí especial atención a patrones como por ejemplo los de los ojos, que variarán en sus contornos generales desde la forma triangular -para denotar astucia y experiencia- a la circular. En cuanto a otras zonas del rostro como la frente, pueden sólo empolvarse a medias, con lo que estos diseños se llamarán “de media cara empolvada”.

Suilian: “Cara fragmentada”. Con excepción de las cejas, órbitas oculares y orificios nasales, este patrón se caracteriza por los variados dibujos de las arrugas y otros complicados motivos. A veces se dan también detalles decorativos sobre la frente, por ejemplo diversos ideogramas, como el de hu, “tigre”, plasmado con un único trazo. Sigue diciendo Pan Xiafeng (op.cit.) que a veces este tipo de diseño caracteriza la juventud y la energía, en otras ocasiones una gran valentía, en otras salvaje agresividad, etc.

Wailian: “Cara distorsionada”, o “deformada” según traduce el término Frammenti d’Oriente, que adjudica este rostro a caracteres desenvueltos. Según Pan Xiafeng, este diseño es para personajes de rasgos irregulares como los causados por heridas, cicatrices, roturas de nariz u ojos desencajados. Casi diríamos que por tanto, la mayoría de estos dibujos corresponderán a individuos malvados, feos o muy arrogantes. Según los casos, el énfasis recaerá sobre lo que mejor plasme una u otra de esas condiciones. A la vez, y en aras de denotar gran vigor, se deben coordinar los diseños de cejas, ojos y orificios de la nariz por medio de diferentes trazos ad hoc.

Roulian: “Cara frotada”, se entiende con un único color básico. El frotado del rostro es una de las tres técnicas del maquillaje (dibujo, pintura y empolvado) que se aplica al rostro. El actor se pone la pintura en las palmas de las manos y se da color en toda la cara de manera uniforme. Luego, usa color más fuerte para dibujar las cejas, ojos y arrugas. En Frammenti d’Oriente se atribuye este rostro a personajes sencillos o inocentes.

Sengdaolian: “Caras de monjes y sacerdotes”. Aunque tienen sus características comunes, son también muy variadas. Así por ejemplo, Lu Zishen, personaje principal de Yezhu Lin, “El Bosque del Jabalí”, ostenta normalmente cejas redondas y larga barba. La barba, hu zi, es en el teatro tradicional chino generalmente señal inequívoca de fuerza sobrenatural o de gran valentía, especialmente si aparece coloreada de rojo o de púrpura. Otro famoso personaje, Wang Feitian, de Wugong Shan (“La Sierra Wugong”, en inglés “Wugong Ridge”), es sacerdote taoísta, pero su maquillaje comporta ojos típicos de los personajes de monje. Las cejas son en forma de estaca y unidas por en medio, y entre ellas hay una gran mancha verde. En lugar de postizo, se le pinta la barba y las patillas sobre ambas mejillas, y la frente se tiñe de amarillo. Este diseño le hace parecer muy fiero. Frammenti d’Oriente asigna a los personajes que ostentan el sengdaolian un carácter tranquilo pero activo.

Taijianlian: “Cara de gran eunuco” (palaciego), por lo tanto según Frammenti d’Oriente se tratará de orgullosos. Son característica de este patrón los ojos en forma como los de los pájaros, cejas como huesos de dátil y un dibujo redondeado sobre la frente, así como un sólo color de base sobre toda la superficie de la cara. En este caso también habrá que recalcar otros aspectos personales como la mayor edad. Aunque claro está, cada actor reinterpreta los diseños a su modo.

Shengualian: “Caras de dioses y demonios”. Aquí entran todos los diseños faciales para las divinidades, seres celestes, diablos y monstruos. El rostro de Sun Wu-Kung (nombre de Hou Wang, el “Rey Mono”, otras veces escrito Sun Wukong), tiene dos diseños distintos en la versión norteña de las óperas que le están dedicadas, uno de ellos con contornos como de campana y el otro como de melocotón invertido; pero se le dibujan otras formas diferentes en los estilos operísticos del Sur. Aunque en el maquillaje de todos estos seres predominan los dorados y plateados, modernamente se han introducido variaciones, y además siempre se han dado numerosas excepciones. En las obras basadas en “Viaje al Oeste”, los personajes fantásticos exhiben a menudo dos patrones faciales simultáneamente. Por ejemplo, cuando hasta hace poco se escenificaba “La Montaña en Llamas”, al transformarse Sun Wukong en Buey Diablo la mitad de su cara seguía siendo la del Rey Mono, pero la otra era la del Buey Diablo. En “El Leopardo de la Moneda de Oro”, Zhu Bajie (“Cerdito”) se transforma en muchacha. Entonces la mitad de su cara es la de un cerdo, y la otra la de una chica. En cambio, el Celestial de la Cabeza de Oro (o “Centípedo”) de “La Gruta de las Cinco Flores” ostenta normalmente un sólo patrón. Cuando Xu Shengda, de la Troupe Fuliancheng, hacía de demonio en esta obra llevaba sin embargo una cara mitad de dios y mitad de diablo, a partes naturalmente iguales. Se pintaban además por todo el rostro arrugas en forma de cienpiés. El negro -color del invierno; este inquietante color representa entre otras cosas los cambios inexorables y latentes- era el color principal, pero se hacían diversas líneas y contornos en púrpura, rojo, rosa, amarillo y verde. El diseño resultante daba realmente una impresión de ferocidad desmedida. Se trataba de un maquillaje muy especial, y como casi todos los demás, unidos al vestuario causan una impresión única y magnífica. Fueron creados así por grandes actores casi anónimos y por otros más famosos como el hualian Cheng Yuhuan, hombre de elevados y acertados conceptos artísticos, quien también introdujo diversos cambios y diseñó los patrones básicos del maquillaje de Shen Gongbao, personaje de “La Creación de los Dioses”, obra correspondiente al antiguo repertorio del bangzi u “Ópera de Castañuela” que posteriormente se adaptó al de Jingxi.

Xiaoyaolian: “Cara de Pequeño Demonio”. En términos generales no puede hablarse aquí de diseños fijos. Algunos actores se limitan a intentar plasmar con sencillez lo que representan, y otros en cambio se libran a desaforadas mezclas de colores. Así pues, es según propia discreción, pero en cualquier caso se trata de conseguir un efecto especialmente extraño y monstruoso. Por ejemplo, el Diablo Pez Dorado de “Expulsando del Taoísmo a los Demonios” exhibe un patrón facial de pequeño demonio claro y típico, con un dibujo en forma de pez rojo en medio de la cara y hondas mejillas azules (seguimos con la enumeración y explicaciones de Pan Xiafeng, op. cit.). Leemos además en Frammenti d’Oriente que con este diseño se caracteriza a un hombre que se aprovecha del poder de otro en beneficio de sus propios fines personales.

Xiaohualian: “Cara parcialmente pintada”. Se trata sobre todo del caso de los papeles de chou o bufón, para el que se dibuja encima del caballete nasal y entre ambos ojos una mancha al polvo blanco, sin que llegue a los pómulos. Esto explica que el diseño se llame precisamente de “cara parcialmente pintada”. Puede indicar un carácter reservado, o por mejor decir solapado y en el fondo mezquino, como el de los aduladores. Se da por ejemplo en el personaje de Jiang Gan, de la saga de los Tres Reinos, que secundaba servilmente a Cao Cao. También otros personajes llevan la cara a medio pintar, como el Dios de la Tierra en “Disturbios en el Cielo”, episodio de “El Viaje al Oeste”. Este dios porta también máscara sobre la frente, en un diseño único sobre el escenario operístico. O como Jia Gui en “El Templo de la Ley Kármica”, que lleva dibujos en forma de riñón y ojos y cejas sobre fondo blanco, diseño básico para los chou, al igual que los que consisten en formas cúbicas o de alubia. Shi Qian, personaje principal de “Shi Qian Roba el Gallo” lleva un diseño a base de triángulos, como el que frecuentemente usan los wuchou o bufones militares.

Todos los diseños de maquillaje que preceden pertenecen como hemos dicho a la categoría de papeles conocidos colectivamente como jing, todos ellos hombres y con pronunciados rasgos personales. Ejemplos serían Tu-Angu, de “El Huérfano de Zhao”, entre los malvados; y Jiang Wei, de “El Monte Tielong”, entre los honrados. En conjunto, los jing pueden clasificarse más comúnmente como “cara de aceite” (cuando, técnicamente, los colores se han mezclado con ese producto para conseguir brillo) o “cara empolvada” (si los colores se mezclan con agua para dar una superficie mate).

Para la puesta en práctica de todos estos diseños de maquillaje se dan tres pasos principales con sus técnicas concretas: el goulian, “dibujar la cara”, el roulian, “pintar la cara”, y el mocai, “empolvado”. Tras separarse el cabello de la cara por medio de una ancha banda tirante, usa el actor para el goulian un pincel con el que dibuja los diseños sobre su piel, frente a un espejo. En primer lugar las cejas, después los grandes contornos de los ojos, de la nariz, de los labios, y por último las arrugas. En la fase del roulian se aplica los distintos colores. Para el mocai, se da uniformemente un polvo blanco sobre toda la superficie del rostro. Las cejas, ojos y arrugas son entonces repasadas encima. Esta última fase, el mocai, sólo se da para la representación de algunos personajes, y sólo en determinadas óperas, y se llama también baimozi, “empolvado blanco”. Por ejemplo, Cao Cao, de quien ya hemos dicho que suele llevar la cara pintada de blanco -“como corresponde” debido a su personalidad fría, calculadora y de hombre solapado y avieso sin escrúpulos-, lleva este diseño en “Captura y Liberación de Cao Cao”.

SIGUE




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail




Sumario | PLASTICA: Sergio Payares - Tatiana Montoya - Irirni Karannayopulou - Enrique Marty - Jesús Zatón| ESPECIAL: Juan Barjola | FOTOGRAFIA: Pep Bonet - Kim Hunter - Jessica Bruah - Bonnie Portelance - Luca Curci y Fabiana Roscioli | LITERATURA: Cesare Pavese - Saul Bellow - Edogawa Rampo - Oleski Miranda - Karla Suárez - Enrique G de la G |
POESIA: Carmen Iriondo - Clara Janés - Marosa Di Giorgio - Rafael Farías Becerra - Marcos Arcaya Pizarro - Antonia Álvarez Álvarez | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner
| PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - Armand Mattelart | CINE: Lucia Bosé - Gustavo Fontan | TEATRO: Orígenes del Teatro en China IV


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.