Orígenes del Teatro en China IV
Por María Dolores Garcia-Borrón Martínez

 

Notas relacionadas:

 


PINTURA FACIAL

Significado de los colores

La belleza es elemento esencial y principal en el Jingxi. La ópera debe expresar belleza a la vez que muestra espiritualidad en los movimientos. Por tanto, el diseño facial es también un arte de creación estética [1]. Todo rasgo facial, ya sea sólo dibujado, pintado o empolvado, debe ser antes de su incorporación cuidadosamente meditado y adaptado a los demás componentes de la escenificación, y sus diseños en la frente, cejas, ojos, nariz y boca deberán, a la vez que adaptarse a los rasgos del actor, aprovechando, exagerando, simulando o disimulando lo que se requiera [2], deben encerrar paralelamente determinados simbolismos, que se resaltarán de manera exagerada también según naturaleza y aspectos del carácter del personaje a fin de impactar al público. Estos diseños y su colorido van sin embargo desde lo más simple a lo más complejo, pero siempre debe distinguirse por medio de la selección del color la nobleza de la humildad, la belleza de la fealdad, la bondad del mal o la lealtad de la traición, y a la vez indicar elogio o crítica .

Para los contornos o líneas del diseño facial se emplean también diversos colores, según que dichas líneas sean principales, menores, o de los bordes o extremos. Estas líneas se usan a veces por motivos decorativos o de terminación, y otras veces sirven para realzar algún aspecto de la disposición del personaje .

En todos los diseños faciales hay siempre un color principal que, podría decirse, marca la especialidad del personaje, así como su estatus y carácter, sin importar el número total de colores que se usen sobre su rostro o lo complicado de sus arrugas. Los colores principales tienen los siguientes significados:

El Púrpura o el Lila (estos dos colores se relacionan a menudo simbólicamente con el cielo o el emperador; por eso se llama al palacio imperial “Región Púrpura), muestran solemnidad , sosiego y un sentido de justicia. Denotan a funcionarios leales y serenos, como los que llevan la cara pintada de rojo. Por ejemplo, ese es el color base del rostro de Lian Po, de la popular pieza Jiang Xiang He (“El General se reconcilia con el Primer Ministro”), en que el orgulloso e impetuoso General Liang choca con el Ministro con quien se reconcilia por último.

El Negro, color en general asociado al invierno en el folklore tradiciona , significa seriedad en la disposición personal y temperamento terco o taciturno, así como fuerza y una cierta aspereza o rudeza. Suele ser el color principal en el maquillaje de personajes como Li Kui (“A la Orilla del Agua”) , Zhang Fei (General de “Romance de los Tres Reinos”), o el semilegendario juez Bao Zheng, especie de Salomón chino, el imparcial y valiente magistrado de la dinastía Song. Nosotros hemos adquirido recientemente cuatro interesantes láminas sueltas con 80 diseños de maquillaje -cada diseño completo es aquí sólo de dos centímetros de largo- pertenecientes a no sabemos qué obra en chino (falta la página de encabezamiento); en ellas, un maquillaje en negro nos ha llamado poderosamente la atención, al consistir precisamente sólo en ese inquietante color y diminutas manchas blancas uniformes, así como delgada línea carmesí para los labios y parte de los orificios nasales. No sabemos a qué obra o personaje pertenece, pero sin duda, en su simplicidad, resulta de lo más grave y a la vez histriónico que imaginarse pueda.

El Amarillo simboliza inteligencia y cálculo en los personajes civiles, y bravura, habilidad y experiencia en los guerreros -en nuestras hojas hay varios de éstos, con las cejas y ojos prolongados hacia las sienes o el cráneo a base de rojo, blanco, púrpura y/o negro, y el mentón en blanco con las líneas correspondientes a un gran bigote colgante en negro, con a veces una mancha roja en forma de media luna en el entrecejo- .

El Azul denota rectitud y temperamente taciturno, pero también crueldad -por cierto que Guixing, el dios de la literatura, primero un estudioso que, a causa de su amor propio herido, se suicidó, es a menudo representado también en la iconografía con el rostro en azul-. En nuestras hojas aparecen también formas de rojo añadido, amarillo, blanco, negro, rosa y púrpura, que subrayan los volúmenes anatómicos de la cara.

El Rojo simboliza la rectitud, la honestidad y el valor; a veces incluso santidad, y con la cara en este mismo color se representa al dios de la guerra, Guan Di o Guan Yu. Especialmente importante es la combinación de rojo y verde, considerados los dos colores de la vida y además en realidad complementarios, por lo que aún resulta más simbólico el plasmarlos uno junto al otro. -Vemos en nuestras láminas varios patrones de éstos, alternándose de fondo los colores verde, negro, blanco, púrpura, en diferentes tonos. Aparecen también dos diseños con este mismo fondo especialmente llamativos. Uno de ellos, entre otras formas lleva en pleno entrecejo una llama que sube hacia la frente, también en rojo pero de otra tonalidad menos oscura y con los contornos en amarillo, como corresponde al fuego. El otro sólo tiene en rojo el cráneo y la frente, con lo demás cubierto de negro a excepción del mentón, que es todo blanco pero enmarcado de un grueso patrón negro, y las cejas también blancas y negras que fugan desde las sienes, además de otras líneas en los mismos colores y una gran luna blanca en medio de la frente-.

El Blanco Crema muestra astucia y suspicacia, y se da habitualmente en los villanos poderosos, no especialmente malvados, pero sí muy astutos y por ello temibles, como en el caso de Cao Cao en diversas óperas. Sin embargo, este color también aparece ocasionalmente como fondo sobre el rostro de algún joven paje o en el de cualquier hombre del pueblo llano, a menudo para resaltar su inteligencia o humor. En el teatro se llama a veces a todos estos personajes “cara de tofu”, ya que ese queso de soja tiene un color blanco amarillento. -En esas láminas a que nos referimos más arriba vemos también un diseño blanco, todo rodeado de rosa por la parte del cráneo y extremos de la cara, pero con la pintura de una gran langosta en el medio, en gris. Las pinzas anteriores del animal rodean la boca del actor siguiendo la línea de sus surcos nasolabiales, yendo a casi juntarse sobre la barbilla, el cuerpo de placas queratinosas cubre completamente la nariz, y las antenas van por la línea de las aletas y orificios nasales del hombre. Seis patas alargadas conforman las arrugas de la frente, y la cola cae a un lado sobre la sien. No sabemos tampoco de qué obra o personaje es el diseño, como tampoco los otros que aparecen en las cuatro hojas halladas por azar de que hablábamos antes-.

El Verde simboliza empuje, terquedad, irascibilidad y una falta total de autocontrol, como en el caso de Ni Rong en Da Yu Sha Jia, “La Venganza del Pescador”. -Vemos en nuestras hojas que estos diseños verdes pueden también alternar sobrepuestas manchas en amarillo, azul, negro, blanco y rosa, según diversas formas anatómicas, simbólicas o simplemente estéticas. Son de los más llamativos e interesantes-.

Una cara de color Rosa, también llamada laohonglian, “cara de viejo”, denota a una persona de mucha edad. -Vemos en nuestras láminas sueltas tres de estas caras con fondo rosa, y desde luego la impresión que producen es de total senilidad, con sus cejas blancas o grises pintadas encima, sus arrugas en blanco o en cárdeno, sus oscuros manchones alargados que semejan las venas hinchadas bajo la casi transparente y blanda piel de los viejos-.

El color Dorado simboliza poder y solemnidad, como es el caso de muchos altos personajes y sobre todo de los seres divinos, por ejemplo Tathagata (Buda) en “Dieciocho Arhats [3] combaten al Rey Mono” o Taurus en Chih Nü Niu Lang, “La Tejedora y el Vaquero”(“Cowherd and Weaving Maid”, “Weberin und Kuhhirt”; nombres populares chinos de Altair y Vega, en la Vía Láctea o “Río del Cielo”, como la llaman los chinos).

El Plateado, color del metal asociado al invierno, se usa a veces para los rostros de los inmortales, demonios y monstruos, quizá para significar que el invierno deberá trocarse en primavera. Aunque recientemente se suele cambiar este color en algunos casos por el Blanco Crema.

 

SIGUE

 

NOTAS
[1] Como el de otras partes del cuerpo . No hablaremos aquí de ellos porque no se refieren al Jingxi , pero existen otros maquillajes como el erótico en cualquier punto de la piel , o el de los brujos . O como aquel a que se alude por ejemplo en el cuento Peau maquillée , pp. 271 -278 de Chroniques de l’étrange de Pu Songling , clásico ya citado en notas anteriores.
[2] V . por ejemplo, como primer paso introductorio, The Chinese Art of Studying the Head, Face and Hands, Lee Siow Mong, Pelanduk Publications, Selangor Darul Ehsan, Malaysia, 1995. Aquí se estudian también otros rasgos de todo el cuerpo, de la cabeza a los pies pasando por el ombligo y las rayas de las palmas de las manos, y también las cejas, lunares, etc. Por lo tanto el libro nos ha resultado especialmente interesante también por cuanto toca a las menciones que se hacen de todos esos rasgos en los textos de las óperas; ya que como sabemos la mayor parte de los maquillajes de la Ópera de Pekín son de fantasía , y más bien sólo se adaptan a los rasgos fisiológicos para aprovecharlos como base del maquillaje. Ya hemos hablado de los estudios en este sentido de la era Ming, especialmente.
[3] .El Arhat (sánscrito), del pali Arahant, “uno que es merecedor”, es una especie de beato o santo del budismo, alguien que ha llegado a entender la verdadera naturaleza de la existencia y ha alcanzado el Nirvana o iluminación espiritual. Habiéndose liberado de toda atadura del deseo, se halla ya fuera de la penosa rueda de las reencarnaciones. Excepto en muy especiales circunstancias, un hombre o mujer pueden llegar al grado de Arhat sólo si viven recluídos en un monasterio. El estado de bodhissatva, sin elige vivir entre la gente, por el bien de los otros. En China (como en el Tíbet, Corea y Japón) los arhats (en chino lohan) se representaban a menudo en las paredes de los templos en grupos de dieciseis, debido a que ese era el número de los discípulos de Buda a quienes éste propuso seguir en el mundo y no entrar en el Nirvana hasta la llegada del nuevo Buda, para que la gente tuviera objetos de devoción elevados. Entre otros méritos, el arhat “permanece frío en el peligro como la madera de sándalo aromático ante el hacha que la hiende”; otro de los motivos, suponemos, por los que puede resultar un personaje interesante en el teatro. Más tarde su número pasó a dieciocho (como en la pieza teatral de que hablamos arriba) e incluso a quinientos. En la estatuaria se representa a algunos alados.




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail




Sumario | PLASTICA: Sergio Payares - Tatiana Montoya - Irirni Karannayopulou - Enrique Marty - Jesús Zatón| ESPECIAL: Juan Barjola | FOTOGRAFIA: Pep Bonet - Kim Hunter - Jessica Bruah - Bonnie Portelance - Luca Curci y Fabiana Roscioli | LITERATURA: Cesare Pavese - Saul Bellow - Edogawa Rampo - Oleski Miranda - Karla Suárez - Enrique G de la G |
POESIA: Carmen Iriondo - Clara Janés - Marosa Di Giorgio - Rafael Farías Becerra - Marcos Arcaya Pizarro - Antonia Álvarez Álvarez | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner
| PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - Armand Mattelart | CINE: Lucia Bosé - Gustavo Fontan | TEATRO: Orígenes del Teatro en China IV


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.