Vuelo de Fiebre
Carmen Iriondo*


 

 

Nota 1

Lugar común: el primer poema. Experiencia primera que me ocurrió en el curso de una fiebre alta. Las fiebres antiguas eran altas, había riesgo de que subieran hasta el tope.
Se curaban en la cama y bajo la inquietud de un torbellino de escalofríos. Se comía puré de zapallo y se sudaba gozando de las sábanas empapadas. Algún paño frío podía colocarse sobre la frente mientras con ignorancia, nos tapaban hasta la nariz para que no tomáramos frío. La fiebre era una amiga perturbadora. Las percepciones se agitaban. En el calor del adormecimiento, me sentía bien y sobre todo, “buena”. La posibilidad de morir exaltaba mi heroísmo.

 

38.1 ºC

Quisiera que los peligros se conviertan
en fusas pequeñas fusas y notas oscuras,
moscas en la pista de cinco líneas
y al fondo de las almas, otra música.

Que sonara la flauta, agudísimo rezo
para alejar esos monstruos vestidos
en la calle con la ropa bizarra
de este tiempo de morgues en la plaza.

Pero los amos dicen que callar es mejor,
aplanar toda curva del sonido imperfecto
de los gritos calantes en el fondo del miedo.

Y yo quiero esa flauta, mi vieja flauta
de oro, mis pájaros de infancia chillando
en cada puesta para negar el cielo.

Flauta que salvó la vida de la mujer hermosa,
de una mujer que es hija de la reina de la noche.

 

36.8 ºC

Trato de que me guste el otoño, pero me pican
los flecos de oro, entrever esas hojas tapizadas
de borlas de cortinados ardidos.

Trato de que me guste el crujir de la tierra,
de la hojarasca muerta debajo de mi pie.

Quiero que me guste porque el color parece
el halo de los ángeles y un árbol se quema
de púrpura con las venas de madera mojadas.

Mientras el cielo ruge claro, lento, sin calor.

Pero me estremece el tenue escalofrío,
me inquieta la caída continua de las hojas.

 

39.5 ºC

Boca abajo de cara a la playa, la tarde
picada por avispas que flotan en el polvo.

Las ventosas queman, están por desprenderse
con los ruidos del corcho.

Tatuada de hongos morados, de seres extraños
y mensajes redondos: anciana posmoderna
atravesada por las huellas.

Cada ventosa un vaso que baja los grados
de tu tronco caliente, árbol rugoso, corazones
grabados, temas de dictado en la escuela final.

 

Nota 2

Floto en la desértica cama de mi abuela. La cabecera está tapizada en una tela viejísima de terciopelo morado. Ondea esa mancha de sangre espesa en mi mirada de agua. Los escalofríos me sobresaltan.
- ¡Ay! -gimo.
Mientras respiro con dificultad imagino mis labios rojos que se agrietan.
- ¡Abuela! -llamo asustada.
No viene nadie y el silencio me distrae un instante en el mareo. El corazón lleva el ritmo adentro de mis orejas, fluísh, fluísh, fluísh.

 

Locura Cordis (39.5 ºC)

Su corazón, tu corazón anárquico dispara
detrás de un buen remedio: raíces de nenúfar,
palidez, buen llorar, sudores, sexo lento
para dejarse morir después de pena.

La piel anémica bordea el gran delirio
entre la fiebre abierta de azucenas blancas
y tesoros en el mar de fantasmas.

Cómo encontrar el desvío, pecado
original por el que enferma el alma.
Morir sin dolor en la cabeza ni magras
privaciones, de talles afinados por la moda.

Cara de cera enamorada, mal de amor, nada.
Inapetencia, escritura que tiembla, vive,
Mimí en La Bohème: Hierve y tose.

 

Dernière Démeure (34 ºC)

Con o sin autopsia descansemos
entre las flores de la ira,
sobre la paz de nuestras ascuas
en la cajita de música.

Cuál morada prepara el colchón
para que el nombre crezca.
Tréboles abonados por terrores
nocturnos pierden la cuarta hoja.

Esos trapitos, ridículos encajes
que rodean las mejillas de hombres
grandes so pena de sentir dolor.

Abrimos la heladera muy tarde
en la noche con un rictus,
para buscar esa nada instantánea nada
de la resurrección. 

 

41 ºC

Mujer súcubo de faldas húmedas,
baja la marea en las tinieblas
y sedimenta la espuma de lavar dios sabe
qué verde pegado a las rocas.

Debajo del océano frío hay lava con agujeros
que imitan a otros planetas y a la luna,
copian el revés del cielo sin los tristes
finales de los amantes del sentido.

Haber deseado tanto tiempo la corona
de la novia que flotaba en la costa,
Tomé el color de las aguas brasileras
y ondeaba las caderas del vidrio del viento.

Para soplar la creación antes del sismo.

 

Todos los poemas pertenecen al libro inédito Vuelo de Fiebre

 

 

*Carmen Iriondo nació en Buenos Aires, Argentina. Es escritora y Licenciada en Psicología graduada en la Universidad Nacional de Mar del Plata, ciudad en donde vivió desde 1972 hasta 1982. Trabaja como psicoanalista en forma privada asistiendo a jornadas, congresos y seminarios efectuados en la Argentina. Escribe artículos y columnas referidos a temas específicos de su profesión de psicoanalista y colabora en diversas publicaciones con notas acerca de temas literarios.
Profesora de Danzas Clásica y Contemporánea, sostiene que la práctica de estas disciplinas es aun hoy,  aliada de su tarea como escritora. La tenacidad inherente, el código a respetar, el temor imaginario a la mirada de los otros y el acto de poner el cuerpo, hacen que mencione esta actividad como parte de su formación.
Es autora de las letras e intérprete de un CD, Me da la Gana, editado en 1994.
Invitada por la Montclair State University viaja a EEUU para leer sus poemas traducidos al inglés ante alumnos y profesores de la institución.
Publicó los libros de poemas: Casa Propia (1988), Rara Vez (1995), La Niña Pandereta (1997), Por el miedo te digo (2000), Egle & Suertes Virgilianas (2002), Syl & Ted (2003), Animalitos de Dios (2004), y Prosas de Dormida (2005) Ed. Sudamericana.




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail




Sumario | PLASTICA: Sergio Payares - Tatiana Montoya - Irirni Karannayopulou - Enrique Marty - Jesús Zatón| ESPECIAL: Juan Barjola | FOTOGRAFIA: Pep Bonet - Kim Hunter - Jessica Bruah - Bonnie Portelance - Luca Curci y Fabiana Roscioli | LITERATURA: Cesare Pavese - Saul Bellow - Edogawa Rampo - Oleski Miranda - Karla Suárez - Enrique G de la G |
POESIA: Carmen Iriondo - Clara Janés - Marosa Di Giorgio - Rafael Farías Becerra - Marcos Arcaya Pizarro - Antonia Álvarez Álvarez | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner
| PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - Armand Mattelart | CINE: Lucia Bosé - Gustavo Fontan | TEATRO: Orígenes del Teatro en China IV


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.