Huellas de la España trágica


 

- Ir a Los pasos de la mirada-
- Ir a Dibujos-


 

Las huellas de la terrible contienda fraticida del 36 van a permanecer como una herida abierta en la memoria de Juan Barjola a modo de estandartes de luto y derrota. El escenario de la posguerra civil será el gran eje de la síntesis ética y estética del pintor español y en sus obras quedará la impronta de la violencia, el miedo y la miseria como testimonio irrefutable de esa interiorización del dolor: "Soy hijo de la España profunda y los cromosomas no se cambian". El ADN de un dolor genérico inoculado con dosis de intolerancia, incomprensión secular y atávico atraso: psicografías del tránsito inacabable de la posguerrra con su inventario de humillación y horror. Mezcla de hambre e indigencia moral en el patético triunfo de la victoria militar. El acontecer social detenido, como fosilizado en la llamada carpetovetónica idiosincracia española: expresión de atraso, aislamiento, pobreza, analfabetismo, despotismo...

El clima cultural, por entonces, estaba marcado por sentimientos de soledad, desarraigo, miseria, desolación, incertidumbre. Hay, en relación a esta época, un nutrido ciclo de obras de explícita temática social que van a condensar el sentimiento del drama y la tragedia. Resulta inevitable pensar en los fusilamientos de Goya que desde el fondo del tiempo testimonian el horror de la indefensa población civil.

Robert Hughes o John Berenger han mencionado en ocasiones el valor de las pinturas de guerra de Goya en tanto testimonio visual, como precursoras de la labor documental de los reporteros gráficos. Desde esta perspectiva podría establecerse un paralaelismo entre una serie de obras de Barjola en tanto 'crónicas de la realidad' con un sostenido tono de crítica social: en ellas el artista retoma una y otra vez los esquemas compositivos y hasta cromáticos de Los fusilamientos del 3 de mayo. El elemento clave de estas variaciones sobre la violencia consiste en el contraste entre la masa informe de las víctimas, cadáveres e individuos que pierden su identidad, y unos cuantos agresores, siluetas negras sin rostro.

 


1 - 2 - 3

 




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


Sumario | PLASTICA: Sergio Payares - Tatiana Montoya - Irirni Karannayopulou - Enrique Marty - Jesús Zatón| ESPECIAL: Juan Barjola | FOTOGRAFIA: Pep Bonet - Kim Hunter - Jessica Bruah - Bonnie Portelance - Luca Curci y Fabiana Roscioli | LITERATURA: Cesare Pavese - Saul Bellow - Edogawa Rampo - Oleski Miranda - Karla Suárez - Enrique G de la G |
POESIA: Carmen Iriondo - Clara Janés - Marosa Di Giorgio - Rafael Farías Becerra - Marcos Arcaya Pizarro - Antonia Álvarez Álvarez | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner
| PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - Armand Mattelart | CINE: Lucia Bosé - Gustavo Fontan | TEATRO: Orígenes del Teatro en China IV


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Archivo | Buscador | Noticias | Poesía semanal |
| E-mailing Cultural |
| Concursos | Foros de Enfocarte|
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2006 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.