Por una cultura libre
Lawrence Lessing




CATALOGOS

En el otoño de 2002, Jesse Jordan de Oceanside, Nueva York, se matriculó como estudiante de primer año en el Instituto Politécnico de Rensselaer -RPI- en Troy, Nueva York. Su especialización era la de tecnologías informáticas. Aunque no es programador, en octubre Jesse decidió empezar a jugar con la tecnología de búsquedas que estaba disponible en la red del RPI.

El RPI es una de las principales instituciones de investigación tecnológica de los EE.UU. Ofrece titulaciones en campos que van desde la arquitectura y la ingeniería hasta las ciencias informáticas. Más de un 65 % de sus cinco mil estudiantes habían acabado entre el 10 % con mejores notas de sus promociones en la escuela secundaria. Esta escuela politécnica es por tanto una mezcla perfecta de talento y experiencia para primero imaginar y después construir una generación de la era de las redes.

La red de ordenadores del RPI conecta entre sí a estudiantes, profesores y administrativos y, a la vez, conecta al RPI con Internet. No todo lo que está disponible en la red del RPI está disponible en Internet. Pero la red internaestá diseñada para permitir que los estudiantes accedan a Internet, igual que para acceder de modo privado otros miembros de la comunidad.El concepto de buscadores de «intranets» es proporcionar a los usuarios un mejor acceso a materiales de dicha institución. Las empresas lo hacen todo el tiempo, permitiendo que sus empleados tengan acceso a materiales que la gente fuera de la empresa no puede conseguir. Las universidades también.

La propia tecnología de estas redes permite los motores de búsqueda. Microsoft, por ejemplo, tiene un sistema de red para sus archivos que hace que sea muy fácil que los buscadores sintonizados con esa red examinen el sistema en busca de los contenidos disponibles públicamente dentro la misma. Jesse construyó su buscador para aprovechar esta tecnología, usó el sistema de red de archivos para construir un índice de todos los archivos disponibles en la red del RPI.

El de Jesse no era el primer motor de búsqueda construído para la red del RPI, de hecho, su buscador era una simple modificación de buscadores que otros habían producido anteriormente. En particular, su mejora más importante con respecto a los otros fue arreglar un error en el sistema de intercambio de ficheros de Microsoft que podía hacer que el ordenador de un usuario se colgara. Con los buscadores que había antes, al intentar acceder a un fichero a través de un buscador de Windows que estuviera en un ordenador desconectado, el ordenador del usuario podía colgar. Jesse modificó el sistema para solucionar este problema, añadiendo un botón que el usuario podía pulsar con el ratón para ver si la máquina que contenía el fichero estaba todavía conectada.

Jesse colgó su buscador en la red a finales de octubre. Durante los seis meses siguientes continuó retocándolo para mejorar sus funciones. Para marzo, el sistema funcionaba bastante bien. Jesse tenía más de un millón de archivos en su directorio, incluyendo cualquier tipo de contenido que pudiera estar en los archivos de los usuarios. De esta manera, el índice generado por su buscador incluía imágenes que los estudiantes habían puesto en sus propias páginas, copias de apuntes o de notas de investigación, copias de folletos informativos, cortos de cine creados por los estudiantes, circulares y folletos de la universidad; básicamente cualquier cosa que los usuarios ponían a disposición de la comunidad al guardarlos en una carpeta pública en su ordenador.

Pero el índice también incluía archivos musicales. De hecho, un cuarto de los archivos en el listado del buscador de Jesse era archivos musicales. Esto significa, obviamente, que tres cuartos no lo eran, y que —para dejar este punto perfectamente claro— Jesse no hacía nada para inducir a la gente a que los pusiera en su carpeta pública. Era sólo un adolescente que trasteaba con una tecnología similar a la de Google en una universidad en la que estaba estudiando informática y en la que, por lo tanto, la meta era trastear con la tecnología. Adiferencia de Google, o de Microsoft por lo que a esto respecta, no ganaba dinero alguno gracias a esto; no estaba conectado con ninguna empresa que pudiera ganar dinero con este 'experimento'. Un adolescente manipulando tecnología en un entorno en el que se suponía que era precisamente eso lo que tenía que hacer.

El tres de abril del 2003 el decano del RPI se puso en contacto con Jesse para informarle la Asociación de la Industria Discográfica de EE.UU. -RIAA- iba a presentar una demanda contra él y otros tres estudiantes a los que él ni siquiera conocía, dos de ellos de otra universidad. Unas horas más tarde Jesse recibió los papeles de la demanda. «Era absurdo, no creo que hiciera nada malo. [...] No creo que haya nada malo en el buscador que administraba o [...] en lo que le había hecho, no lo había modificado de ninguna manera que promoviera o facilitara el trabajo de los piratas. Sólo lo modifiqué de una manera que hacía más fácil su uso».

Pero la RIAA lo estigmatizó llamándolo pirata. Afirmaron que gestionaba una red y que por tanto había violado «voluntariamente» las leyes del copyright. Exigieron que les pagara los daños causados por sus malas acciones. Para casos de «violaciones voluntarias» la Ley de Copyright especifica lo que los abogados llaman «daños estatutarios» [1].,indemnizaciones que permiten que el dueño de un copyright reclame 150.000 dólares por cada violación. Como la RIAA alegó más de cien violaciones específicas de copyright, exigieron que Jesse les pagara al menos quince millones de dólares. Demandas semejantes fueron presentadas contra otros tres estudiantes: otro estudiante del RPI, uno de la Universidad Técnica de Michigan y uno de Princeton. La situación de cada uno era similar a la de Jesse. Aunque cada caso era diferente en los detalles, en esencia todos alegaban lo mismo: enormes demandas por «daños» a los que la RIAA afirmaba tener derecho. Sumando, estas cuatro demandas les estaban pidiendo a los tribunales de los EE.UU. que les concedieran a los demandantes algo así como 100.000 millones de dólares —seis veces el beneficio total de la industria del cine en 2001.

Jesse llamó a sus padres, quienes lo apoyaron aunque estaban un tanto asustados. Su tío era abogado. Empezó a negociar con la RIAA. Exigieron saber cuánto dinero tenía Jesse. Jesse había ahorrado doce mil dólares gracias a trabajos veraniegos y otros empleos. Exigieron doce mil dólares para olvidarse del caso.

La RIAA quería que Jesse admitiera que había hecho algo malo. Se negó. Querían que estuviera de acuerdo con un mandato judicial que básicamente haría imposible que trabajara en muchos campos tecnológicos durante el resto de su vida. Se negó. Le hicieron comprender que el proceso de ser demandado no iba a ser agradable. Y en todo momento la RIAA insistió en que no dejaría el caso hasta que no se quedará con el último centavo que Jesse había ahorrado.

La familia de Jesse estaba indignada ante estas demandas. Quería pelear. Pero el tío de Jesse se esforzó en educar a la familia sobre la naturaleza del sistema legal estadounidense. Jesse podía luchar contra la RIAA. Quizás hasta podría ganar. Pero el coste de luchar contra una demanda como ésta podía ser al menos de 250.000 dólares. Si ganaba, no recobraría ese dinero. Si ganaba, tendría un trozo de papel diciendo que había ganado, y otro trozo de papel diciendo que él y su familia estaban en bancarrota.

Así que Jesse se enfrentaba a una elección de tipo mafioso: 250.000 dólares y la oportunidad de ganar, o doce mil dólares y un acuerdo.

La industria musical insistía en que era una cuestión legal y moral. Dejemos las leyes a un lado y centrémonos en la moral. ¿Dónde está la moral en una demanda así? ¿Cuál es la virtud de escoger chivos expiatorios? La RIAA es un lobby extraordinariamente poderoso. Se dice que el presidente de la RIAA gana más de un millón de dólares al año. Los artistas, por otra parte, no están bien pagados: un músico con contrato discográfico medio gana 45.900 dólares. Hay muchas formas en las que la RIAA puede afectar y dirigir la política. ¿Así que dónde está la moral en tomar dinero de un estudiante por hacer funcionar un buscador? El 23 de junio Jesse le envió un giro postal con todo su dinero a un abogado que trabajaba para la RIAA. El caso contra él fue desestimado. Y con esto, este joven que había jugado con un ordenador hasta meterse en una demanda por quince millones de dólares se convirtió en un activista: " Decididamente [antes] no era un activista. En realidad nunca pretendí ser un activista.[...] [Pero] me han empujado a esto. Nunca habría podido preveer algo así, pero creo que es completamente absurdo lo que ha hecho la RIAA."


 

 


NOTAS
[1] 1 Los abogados [de los EE.UU.] llaman «statutons damages» a las indemnizaciones tasadas [N. del E.]..





Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail




Sumario | PLASTICA: Sergio Payares - Tatiana Montoya - Irirni Karannayopulou - Enrique Marty | ESPECIAL: Juan Barjola | FOTOGRAFIA: Pep Bonet - Kim Hunter - Jessica Bruah - Bonnie Portelance - Luca Curci y Fabiana Roscioli | LITERATURA: Cesare Pavese - Saul Bellow - Edogawa Rampo - Oleski Miranda - Karla Suárez - Enrique G de la G | POESIA: Carmen Iriondo - Clara Janés - Marosa Di Giorgio - Rafael Farías Becerra - Marcos Arcaya Pizarro - Antonia Álvarez Álvarez | FILOSOFIA: Michel Foucault -Ernest Gellner | PENSAMIENTO: Lawrence Lessing - Armand Mattelart | CINE: Lucia Bosé - Gustavo Fontan |
TEATRO: Orígenes del Teatro en China IV


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |
| Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.