Poesía escogida
Patricio Lóizaga

 



- Leer Patricio Lóizaga: Cuando las respuestas están en los interrogantes -


 

Ficcional

El límite
entre
ficción y realidad
dibuja
la frontera
entre
ausencia y presencia.
El espejo
no sólo
devuelve
mi imagen,
al multiplicarla
la anula
ya no es una
puede ser infinita.
Si no veo
presiento.
Creo.



Código secreto

No son las palabras.
No todos los gestos.
No son los recuerdos.
No todas las miradas.
No son los juramentos.
No nos nombran.
Nadie las oye
excepto dos.
Voces únicas
Tuyas
Mías
Nuestras.
Lenguaje perdido.
Código secreto.



Cadenas

Definir por opuestos
supone
ignorar cierto albedrío.
La noche
no silencia
el día.
La vigilia
no anula
el sueño.
Lo procede.
Amar
no requiere
odiar.
La ciencia
no desmiente
la fe.
Las cadenas
están
en otra parte.



Seminarista

Apropió
la soledad,
territorio
protector
infinito.
Círculos concéntricos
ampliaron
la densidad
de su ser.
Recato y pudor
lo dejaron
paradójicamente
desnudo
frente
a su espejo interior.
Oraciones y gestos
labraron cadencias
para enfrentar a los otros.
La enseñanza
le reveló
que el espíritu
no se modela.
Se esculpe.
Despreció
lo cotidiano
sin advertir
la presencia inmanente
de la eternidad.
Amó a Dios
y no fue correspondido.
Guardó secretos
tan arduamente
que terminó olvidándolos.
Escapó
guiado por un impulso
áspero e irrenunciable.
Las cosas de este mundo
poco valieron la pena.
Tarde
comprendería
que un seminario
nunca se abandona.
¿Dónde estará Dios?
¿Dónde?



Soledad

I

Un denso camino
he transitado
en el intento por
encontrarte.
Sólo renuncia
a la soledad
quien
ha tenido
el coraje de asumirla.
La geografía de mis sueños
extendió el horizonte.
He dibujado mi patria
en tus miradas,
en tu sudor y tu llanto
el sexo nuestro
ese encuentro
ritual y sagrado
que funde dos cuerpos
dos almas.
He celebrado tu presencia.


II

Pero no.
Me he mentido.
Ahora comprendo:
no hay piedad
más dolorosa
que la destinada
a uno mismo.
Vuelvo.
Estoy solo
y finalmente
celebro tu ausencia.
Aún es ancho el horizonte.



Certezas e interrogantes

Quiero ser un hombre
con pocas certezas
con muchos interrogantes.
Descreo de los hombres
con todas las respuestas
ninguna pregunta.
El desamor
supone
el amor.
Uno y otro
ensanchan el horizonte
nos ayudan a entender
la vastedad
anverso y reverso
de la verdad.

Quiero ser un hombre
sin afirmaciones contundentes.
El tiempo
la vida
las corroen
las desmienten.

El sentido
de mis preguntas
dibuja
el derrotero
de mi existencia.
Las pocas certezas
me redimen
de ambiciones
y ansiedades.
El coraje
de mis preguntas
extiende
la densidad
de mi ser.
Las pocas certezas
perfilan
mi álgebra
mi rostro interior
mi íntima cifra
mi última sed.
Quiero ser un hombre
con muchos interrogantes
con pocas certezas.



Post eternidad

             A Gianni Vattimo

Los héroes
ya no son
los héroes.
La ironía
es un paraguas
que nos protege
de una lluvia
de utilería.
La simulación
supone
un ejercicio
de virtual
supervivencia
que disipa
la eternidad.
El silencio
ya no es
el silencio.
Es una caja negra
que no se puede abrir.

Esta desesperanza
que no es angustia
se parece
a la inexistencia.
¿Dónde estará la causa perdida?
¿Dónde recuperarla?



Sentido

Surco múltiples espacios.
El universo es complejo.
Urdir historias
sobre papel
no basta.
Vivirlas
también
parece
insuficiente.
El sol,
la sed,
el agua fresca,
el viento
en el verano,
las miradas
que expresan
mejor
no más
que las palabras
revelan
señales
piadosamente
labradas.
El odio,
la tortura,
el dolor inútil,
acusan
otras
urdimbres.
Si el mal
y el bien
fueran convenciones
los silogismos
nos hubieran
dado
mejores
no más respuestas.
 
 
De Código Secreto. Grupo Editor Latinoamericano, 1991



El entierro de Diana

I

Una mansedumbre.
Una multitud hipnotizada.
La brisa empuja el pesado silencio
que sólo se quiebra
en algún sollozo solitario,
en alguien
que se quiebra
y abraza una fotografía
de alguien
cuya piel nunca rozó.
Y el lamento se multiplicó.


II

No es James Dean.
No es Marylin.
No es MartinLuther King.
No es la monja de Calcuta.


III

Una servidumbre.
Una plenitud despojada de razones.
Una heroína en un tiempo sin heroínas.
Una princesa en un tiempo sin princesas.

Los televisores se inundaron de lágrimas.
¿Por quién lloramos
cuando lloramos por otros?
Lloramos por nosotros.

         1997



Jugar con los sentimientos

I

Ensayar
situaciones y sentimientos,
congoja, tristeza,
ausencia, nostalgia,
construir en la conciencia nuestra,
sin la conciencia del otro.

Gobernar situaciones,
dominar sentimientos.


II

 Practicar
un ejercicio de
gobierno cotidiano
inmunizante,
control sentimental,
un territorio móvil
extensible y replegable.

Gobernar sentimientos,
dominar situaciones.


III

Especular
administrar cada gesto,
cada frase, cada mirada,
cada reacción,
ofensiva y defensiva.

 
IV

Concebir
la vida como
un juego perpetuo
cuyas biblias
son Clausewitz y Yun Tsu.

Seducir, siempre seducir.

 
V

Vivir
con miedo a sufrir
en un ejercicio de
permanente fascinación
por la penúltima víctima,
sin poder comprender
que en la última morada
no habrá más que
una única víctima.

         1999



La Plaza de los ausentes

La plaza San Martín fue la plaza de mi adolescencia.
También la plaza de Borges y la plaza de Girri.
En las tardes de otoño y de invierno
suelo caminar por allí.

Quiero llorar por los ausentes
quiero llorar
por tanto odio inútil
por tanta sangre inútil.
Quiero pedir perdón
por haber callado.
¿Dónde está escrito
que no hay que pedir perdón
por estar vivo?

Camino por Buenos Aires,
por esta tarde gris,
por este otoño y por este frío,
y esta plaza y este espacio
ya no es mío,
es el territorio
de los ausentes,
los desaparecidos,
los chicos de la guerra.

A veces,
en las tardes de otoño,
me siento un usurpador de mi ciudad.

             1997



Máscaras

Máscaras. Gestos. Fantasmas.
Ha llegado el carnaval.
¿Dónde estará mi máscara?
¿Cuál será mi antifaz?
¿Dónde estarán los payasos?
¿Quiénes no son los payasos?

Somos fantasmas
cubiertos por máscaras.
Nadie escucha a nadie.
Nadie abraza a nadie.
Pronto comenzará el gran baile.

Occidente es un circo.

           1996



Lucien Freud

Los edificios
se derrumban
sobre sus propios
ladrillos.
Habitar las ruinas
promete
un secreto placer.
Es una acto
de coraje.
La carne,
el dolor,
el sueño.
La ausencia,
la soledad,
el reposo.
La resignada
esperanza
de la muerte,
la gozosa
muerte
de la carne.
Los arrugados pezones,
los cuerpos sin moldes,
derrumbados,
sin maquillajes,
sin fetiches.
Desnudos.

Hay otra belleza.
Hay otra sensualidad.
Hay otra libertad.

La repudiada vejez,
las formas liberadas,
las carnes estalladas,
la vital corrosión.

Las huellas,
los rastros,
la vida vivida,
la memoria del cuerpo.

Hay otra perfección.
Hay otro erotismo.
Hay otra libertad.

         1994



Itinerario

Como saber si el regreso
es un camino,
si todo camino desandado
ya no es camino
sino arrepentimiento.
Borrador borrado,
sin tachadura,
sin huella,
borrador corregido,
anulado,
asesinado.

Yo supongo.
Conjeturo.
En el mejor de los casos,
especulo.
Ensayar hipótesis
puede implicar
un peligroso
ejercicio intelectual.

Quisiera equivocarme
sin herir,
sin dañar a nadie.
Generosos
y reveladores errores:
inteligentes errores,
sin víctimas ni victimarios,
frutas ácidas y nutrientes.
¿Por qué no?

           1998

De Nueva York y otros poemas. Ediorial Emecè, 1999


Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| ANTOLOGÍA DE POESÍA RUMANA |

| Sumario | Plástica | Retrospectiva | Escultura | Pintura I | Pintura II | Galería I | Galería II | Fotografía I | Fotografía II | Fotografía III | Literatura | Destacado | Literatura II | Cuento I | Cuento II | Relatos | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Pensamiento I | Pensamiento II | Pensamiento III | Pensamiento IV | Cine | Teatro I | Teatro II |

| 7X10: ANTOLOGÍA DE POETAS ESPAÑOLAS CONTEMPORÁNEAS |


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Archivo | Buscador | Poesía semanal | |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.