Donde el viento hace buñuelos, ¿teatro abierto en Arístides Vargas?
Por Juan Manuel Martins (*)

 


No creo que sea casual este entusiasmo por la obra de Arístides Vargas, al contrario, esto responde más a la calidad y prestancia de su discurso dramático que al simple capricho de nosotros, un grupo de lectores. Es una sólida dramaturgia que convence por las características de su estructura escritural: lo que nos gusta de la escritura es su disposición a los personajes y cómo estos se desarrollan en el escenario. En pocas palabras, cómo se edifican para la acción y para la construcción de la escena, del espacio escénico. Es curioso cuando notamos estos elementos en una obra donde los personajes se (des)construyen, estableciendo una relación onírica con el actor. Con el actor porque es el actor quien debe encontrar esa postura en la lectura. La escritura no está hecha en una forma lineal para y de convencional identificación, sino que está hecha para que el lector encuentre todas las posibilidades abiertas en ella. Empiece por donde le interese al lector comenzar la lectura. Abierta y circular es esta lectura, lo cual nos hace recordar a la novela de preliminar a "Rayuela" de Cortázar de Fernando Arrabal, "Baal Babilonia", escrita antes de aquélla en la forma de libro y novela abierta que puede ser leída por capítulos aleatorios al antojo del lector: «Arrabal –nos dice Ángel Berenger en el prólogo de la novela– había ideado ya –desde su primer esbozo valenciano– una estructura para su novela. Capítulos cortos en los que se tejen varias 'anécdotas’ y que son intercambiables, como demuestra su reorganización en 1958..., admite, pues, varias lecturas....». Como pueden notar este es un recurso que usa, aun primero que Cortázar, el novelista Fernando Arrabal (para el resquemor de los fanáticos de Cortázar y beneplácito de éste). Lo mismo se aplica, no sabemos si Arístides Vargas lo hace concientemente, a la pieza "Donde el viento hace buñuelos". La pieza dramática permite varias lecturas. Tenemos cuarenta y cinco escenas para decidir, la coherencia anecdótica la impone el actor como su principal lector que deviene de la incorporación de signos no-verbales al texto que es en sí, y todos lo sabemos, un signo verbal. Pero este signo verbal se vale de la historia contemporánea de la literatura de habla hispana para construir su discurso, siempre que esté pensando en el actor y en una puesta en escena cónsono a este modo de ficcionar la realidad. Por ello es que "Donde el viento hace buñuelos" establece relación conceptual con la otredad y lo onírico en su forma literaria. Bien le vale al actor reconocer estas modalidades del discurso literario antes de abordar su lectura y, posteriormente, su representación actoral, Tiene en juego entonces una tarea edificadora con la obra: reconstruir, desde su lectura, el conjunto de escenas que le sean más vinculantes a su estado emocional y de sensación por la atmósfera, el ritmo y, finalmente, sólo finalmente, la anécdota. Siendo así, las cuarenta y cinco escenas dispuestas en la pieza están a la orden de aquél lector abierto a nuevos discursos o prestarse a modalidades de la vanguardia literaria (claro, tenemos que entender que Fernando Arrabal escribió «Baal Babilonia» en 1958). A partir de allí estaremos dispuestos a innovar o mejor dicho, a descubrimos antes que innovar, puesto que no inventamos nada. Sólo nos descubrimos.... No creo que sea casual este entusiasmo por la obra de Arístides Vargas, al contrario, esto responde más a la calidad y prestancia de su discurso dramático que al simple capricho de nosotros, un grupo de lectores. Es una sólida dramaturgia que convence por las características de su estructura escritural: lo que nos gusta de la escritura es su disposición a los personajes y cómo estos se desarrollan en el escenario. En pocas palabras, cómo se edifican para la acción y para la construcción de la escena, del espacio escénico. Es curioso cuando notamos estos elementos en una obra donde los personajes se (des)construyen, estableciendo una relación onírica con el actor. Con el actor porque es el actor quien debe encontrar esa postura en la lectura. La escritura no está hecha en una forma lineal para y de convencional identificación, sino que está hecha para que el lector encuentre todas las posibilidades abiertas en ella. Empiece por donde le interese al lector comenzar la lectura. Abierta y circular es esta lectura, lo cual nos hace recordar a la novela de preliminar a "Rayuela" de Cortázar de Fernando Arrabal, "Baal Babilonia", escrita antes de aquélla en la forma de libro y novela abierta que puede ser leída por capítulos aleatorios al antojo del lector: «Arrabal –nos dice Ángel Berenger en el prólogo de la novela– había ideado ya –desde su primer esbozo valenciano– una estructura para su novela. Capítulos cortos en los que se tejen varias 'anécdotas’ y que son intercambiables, como demuestra su reorganización en 1958..., admite, pues, varias lecturas....». Como pueden notar este es un recurso que usa, aun primero que Cortázar, el novelista Fernando Arrabal (para el resquemor de los fanáticos de Cortázar y beneplácito de éste). Lo mismo se aplica, no sabemos si Arístides Vargas lo hace concientemente, a la pieza "Donde el viento hace buñuelos". La pieza dramática permite varias lecturas. Tenemos cuarenta y cinco escenas para decidir, la coherencia anecdótica la impone el actor como su principal lector que deviene de la incorporación de signos no-verbales al texto que es en sí, y todos lo sabemos, un signo verbal. Pero este signo verbal se vale de la historia contemporánea de la literatura de habla hispana para construir su discurso, siempre que esté pensando en el actor y en una puesta en escena cónsono a este modo de ficcionar la realidad. Por ello es que "Donde el viento hace buñuelos" establece relación conceptual con la otredad y lo onírico en su forma literaria. Bien le vale al actor reconocer estas modalidades del discurso literario antes de abordar su lectura y, posteriormente, su representación actoral, Tiene en juego entonces una tarea edificadora con la obra: reconstruir, desde su lectura, el conjunto de escenas que le sean más vinculantes a su estado emocional y de sensación por la atmósfera, el ritmo y, finalmente, sólo finalmente, la anécdota. Siendo así, las cuarenta y cinco escenas dispuestas en la pieza están a la orden de aquél lector abierto a nuevos discursos o prestarse a modalidades de la vanguardia literaria (claro, tenemos que entender que Fernando Arrabal escribió «Baal Babilonia» en 1958). A partir de allí estaremos dispuestos a innovar o mejor dicho, a descubrimos antes que innovar, puesto que no inventamos nada. Sólo nos descubrimos....


(*) Juan Manuel Martins, escritor y dramaturgo venezolano, es director de la Editorial Ediciones Estival (Maracay-Venezuela).
Ha escrito y dirigido entre otras las siguientes obras: Terciopelo negro, A la mitad de la iguana, Tres cabezas muerden mejor que una, Preludio en tres autoestimas o la vida con Edith Piaf. Entre sus publicaciones se encuentran: Deseos de casa, Editorial la Liebre libre; Teatro y Literatura, Editorial La Liebre libre (Recopilación de ensayos de poetas como Eliot, Pessoa, O. Paz y Oscar Wilde en torno al teatro); Poética para el actor, editorial The Latino Press de Nueva York.
Colaborador de la página literaria Contenido del Periodiquito. Ha publicado diferentes artículos en la prensa regional, y extranjera. Colaborador en diferentes programas de mano de actividades culturales de la región.



 


Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Pintura | Escultura | Retrospectiva | Galería | Ensayo | Especial Sutulov I | Especial Sutulov II | Especial Sutulov III | Fotografía I | Galería Fotográfica | Instalación | Literatura | Las 1001 noches | Destacado | Ensayo II | Cuento I | Cuento II | Cuento III | Especial Poesía Finlandesa | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Filosofía I | Filosofía II | Pensamiento I | Pensamiento II | Pensamiento III | Berlinale I | Berlinale II | Berlinale III | Teatro |

| ANTOLOGIA DE JOVEN POESIA GALLEGA |


| Home| Staff | Colaboraciones | Directorio| Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.