Sergio Mora: el pintor mágico
Por Ramón de Jesús

 

Haz click para ampliar la imagen
  Haz click para ampliar la imagen


Ha pasado tiempo desde que la ilustración se desvinculó del terreno pictórico, cuando en verdad lo pictórico nació de la ilustración mágica, un efecto de boomerang que parece devolver el verdadero sentido de los principios del arte a través de la obra de Mora.

La creación de Mora se podría definir con la ambigüedad que la describe: “Mágico-curativa”,y nos remonta al caleidoscopio de ideas que fluyeron de la mente del Bosco, a los negros sueños de Goya, a los carteles de mercadillo amarilleados por el padre tiempo, que se encargó de dorar el ambiente de su recuerdo. Hablamos de sueños forjados con caricia de pincel, donde la trigonometría del corazón lleva la imagen de la razón a lo obtuso; donde juguetes de cuerda se mezclan con monstruos tan reales como la propia existencia.

Los cuadros de Sergio Mora sumen al espectador en lo onírico, aquí el surrealismo deja de ser irreal para dar pie a un mundo nuevo: una realidad paralela, en dos dimensiones, con perspectivas tan posibles como inciertas, como Magritte, nos abre puertas a aquello que tenemos enfrente y nos convierte en viejos niños, no en niños viejos. Esta obra supone ni más ni menos un empujón hacia la sonrisa esbozada de Mona Lisa, a ciertas notas musicales que solo suenan con el instrumento del recuerdo. La experiencia de una obra rica en matices, espléndida en concepto... ¿ilustrativa o pictórica?. Tan inocente como salvaje, es la representación del vandalismo de la inocencia, como ver a un niño arrancar la luna del cielo, o alumbrar con la lupa un hotmiguero(1)... es obra digna de una canción.



Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen



Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen

Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen



Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen

Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen

NOTAS
(1) Hotmiguero: hormiguero caliente

Sergio Mora. Nació Barcelona en 1975. Estudia en la escuela de artes y oficios Llotja de Barcelona. Como Ilustrador colabora habitualmente con la revistas Integral, Man, Cuerpomente, Tretze Vents, Supermini, Megatop, Shoft Secrets (Holanda) y Courrier Cadres (Francia). Ha publicado varios libros en las editoriales Casterman, Kalandraka, Ponent, Abadía de Montserrat y Anagrama. Fue seleccionado en la feria de Bolonia de 1998, en el concurso Figures Futur 2002 y en la feria de Barreiro 2003. Como pintor ha expuesto en varias galerías y supermercados de arte en España, Seatle, Lisboa, Francia etc. Combina su trabajo de ilustrador con el de decorador. Actualmente se dedica principalmente a realizar “Cuadros mágicos” por encargo.


Para contactarse con Sergio Mora: www.sergiomora.com


Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Pintura | Escultura | Retrospectiva | Galería | Ensayo | Especial Sutulov I | Especial Sutulov II | Especial Sutulov III | Fotografía I | Galería Fotográfica | Instalación | Literatura | Las 1001 noches | Destacado | Ensayo II | Cuento I | Cuento II | Cuento III | Especial Poesía Finlandesa | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Filosofía I | Filosofía II | Pensamiento I | Pensamiento II | Pensamiento III | Berlinale I | Berlinale II | Berlinale III | Teatro |

| ANTOLOGIA DE JOVEN POESIA GALLEGA |


| Home| Staff | Colaboraciones | Directorio| Archivo | Buscador | Poesía semanal |
| Concursos |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.