Nelson Domínguez: Variaciones en el tiempo
Por Clarisa Crive

 


Haz click para ampliar la imagen

Tres décadas pueden contener espacio suficiente para establecer valoraciones significativas en la trayectoria de un artista; distinguir los referentes esenciales de su estrategia creativa y más que eso, definir su desarrollo tras los efectos de una impronta que, no obstante sus originales influencias, consolidan una obra de trascendencia para el arte de los últimos años.

Nelson Domínguez como creador de indudable vocación antropológica, con un ojo avizor, supo precisar con certeza los caminos por donde hombre, naturaleza y creación han de andar para conquistar la singularidad. El tiempo transcurrido interviene como catalizador y mediador de las búsquedas artísticas, en correspondencia con los procesos cognitivos que enfrenta su teoía dentro del devenir sociocultural y del propio arte, impulsando su juicio estético.

Es curioso, recién ahora en el 2003, escudriñando una vez más la producción de este creador, veo la exposición retrospectiva de 1983 en el Museo Nacional de Bellas Artes, (10 años de trabajo profesional, pintura, dibujo, grabado y cerámicas) del entonces joven creador Nelson Domínguez, como resumen de una etapa e inicio de un momento de renovación que más entrado en la década marcharía camino a una aprehensión mucho más íntima que descriptiva de su posterior producción.

Haz click para ampliar la imagen

Despuès de 20 años de este primer encuentro, guardo gratos recuerdos en mi memoria del lirismo épico vivencial que las caracterizó. Títulos como “Al golpe del pilón” y “Preludio de un rapto guajiro”, entre otras, recrean desde el neoexpresionismo momentos de su experiencia personal, estableciendo interrrelaciones poéticas entre los anhelos de su pasado campesino y el presente esperanzador que avizoraba la vida cubana de aquellos momentos. Estas obras herederas de los códigos estéticos instaurados por las vanguardias seudorepublicanas constituyeron verdaderas alegorías del ambiente rural, el entorno natural de su infancia, y la vida que se edificaba en Cuba en los años 70, acciones testimoniales en las que la representación humana protagonizada por los guajiros milicianos, aparentemente extraídos de sus ilusorias fabulaciones campestres, aun como centro de atención dialoga en perfecta armonía con otros elementos de la composición.

Los aires renovadores de los 80 marcaron pautas en la obra de Nelson, quien, “de manera muy individualizada, compartió dos rasgos característicos de la plástica cubana que se gestaba en la década: la exploración en las múltiples alternativas del lenguaje visual y el tránsito hacia una búsqueda introspectiva que se desprende de la dialéctica de las ataduras de lo inmediato”(1).

Por esta égida marcharían las nuevas realizaciones de los 80, caracterizadas, en su mayoría, por una mirada hacia los conflictos humanos y una paulatina simbiosis entre los componentes que asumen la inserción de un lenguaje, en el que posteriormente prevalecerían los valores semánticos por encima de la representación; “ahora no está el hombre, pero parecen estar sus ojos colocados en un paisaje insospechado de pequeñas cosas” (2). Puras abstracciones pudieran parecer estas piezas en las que la vegetación adquiere una dimensión macro.



Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen


Los signos pictóricos del Nelson de los 90 alcanzan un climax simbólico, sugestivo y proporcionado entre otros aspectos por algo que ya venían puntualizando sus constantes búsquedas y las asociaciones gnoseológicas del contenido, en estrecha relación con las nuevas soluciones que oponía su cosmovisión.

Haz click para ampliar la imagen

Por lo que se aprecian cambios sustanciales manifiestos por el puntual abandono del sujeto concreto dentro de la obra, y las variaciones de su estilo a figuraciones metafóricas, en las que prevalecen la simplificación de las formas, las representaciones expresionistas, las transgresiones a otras técnicas y la ambigüedad, como elementos determinantes en busca de un discurso que, entre otros elementos, aseguran mayor preocupación por las circunstancias sociológicas y culturales que establecen las conductas humanas.

Series como “Ofrendas”, entre otras, instauran figuraciones tipos, llenas de símbolos existenciales de lo humano que redibuja a través de mitos y leyendas de una herencia cultural afrocubana que asume desde una visión más demostrativa que ilustrativa de este acontecimiento cultural.

Presidido por la indagación sociólogica, nos ilustra estas prácticas desde la óptica de un espectador activo, primero porque su enfoque no parece ser el de un ejecutante de estos cultos, y segundo, porque de alguna manera estas obras nos impulsan a la ingadación por este ejercicio popular.

La paleta oscura y abrasiva revestida por polvos negros y manejos matéricos, sugieren una naturaleza sugestiva y alucinada que apunta a los que algunos han llamado etapa negra de su obra; sin duda desde aquí coloca al espectador en la entrada de un camino que al igual que èl, como buenos espectadores debemos descubrir y revelar.

Haz click para ampliar la imagen

(…) La incursion por múltiples técnicas adquiere en su obra un sentido de orientación expresiva en el que cada tema expone su versatilidad estilística. Como los gallos que en Mariano Rodríguez establecen las claves de renovación hacia otros ciclos creativos, en Nelson la experimentación e incursión constante por diferentes disciplinas constituyen fuente de generación de nacientes tejidos para los posibles acontecimientos que impondrán sus enclaves técnicos.

A Nelson, entre otros creadores, le debemos la constancia del grabado dentro de las prácticas artísticas de estos años. Cuenta con importantes reconocimientos internacionales que le confieren un lugar significativo dentro de esta expresión. Por eso, cuando lo vemos hoy no sólo como creador, también como promotor y productor de esta técnica, podemos comprender la ascendencia de su proyección.

Como al principio, sigo pensando que tres décadas de gestación en la producción de un artista consolidan su yo artístico, y pueden ser los ingredientes definitorios de un maestro, por sus revelaciones e influjos en las futuras generaciones de creadores cubanos.



Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen


Biografía

Nelson Domínguez nace en Baire, Santiago de Cuba, el 23 de septiembre de 1947.
Cursó estudios en la Escuela Nacional de Arte Cubanacán (1965-1970), en la cual ejerció como profesor (1970-1985). Ha sido profesor y jefe del Departamento de Pintura del Instituto Superior de Arte (ISA) y ha integrado el claustro de profesores de la especialidad de grabado en esa institución.

Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP). Orden por la Cultura Nacional, Orden Alejo Carpentier. Diploma y Orden de Honor Museo Fuji, Japón.



Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen



Notas
(1) Libro Mágico Ritual de la creación, Jorge de la Fuente
(2) Libro Mágico de la creación, Eugenio Valdés


Para contactarse con Nelson Domínguez: info@promo-arte.com
Sitio web: www.promo-arte.com

 


Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Galería III | Galería IV | Pintura | Ensayo | Especial Australia | Fotografía I | Fotografía II | Galería Fotográfica I | Galería Fotográfica II | Literatura | Destacado | Novela | Ensayo II | Cuento | Ensayo III | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Filosofía IV | Cine I | Cine II | San Sebastián I | San Sebastián II | San Sebastián III | Teatro |


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
|
Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.