Festival Internacional de Cine de San Sebastián 2003
Por Minerva Liste

 

CRÓNICA DEL FESTIVAL


Se rumoreaba que esta edición del festival se presentaba menos interesante que la de otros años, aunque cuando uno se pone a recordar se da cuenta de que los títulos destacados han estado presentes y han sido varios. Sin embargo es cierto que, especialmente en la sección oficial, se echó de menos esa pieza maestra, esa obra genial que justificase la entrega de la Concha de Oro y que sacase lustre al prestigio del festival. Uno ya no sabe si atribuirlo a las fechas en las que éste se celebra, a la mala posición de los astros o a que hay pocas películas realmente buenas y muchos festivales para repartírselas.

En cualquier caso, la edición no empezó con mal pie. La película The station agent levantaba los ánimos y las expectativas con una historia sencilla y bien contada que emocionó a crítica y público y que ciertamente olía a premio. Lástima que esa sensación se diluyó luego con los estrenos de títulos como Arven o el despropósito sumo que es Grimm, una película que ni sus protagonistas sabían muy bien cómo defender. Sosas y sin interés, sólo se salvó de meterse en este saco Memories of murder, el éxito coreano del año. Ésta es la historia sobre la investigación de un asesino en serie; una comedia negra contada con mucho tiento que, pese a perder algo de ritmo en la segunda parte, resulta bastante recomendable.

Mientras la sección oficial andaba por estas lides, Zabaltegi se preparaba para la película que posiblemente más expectativas ha levantado en San Sebastián: La pelota vasca, la piel contra la piedra. Julio Medem, en vista de la tormenta que se prometía (y posiblemente también bastante molesto por la mala costumbre de muchos de opinar sin saber) no convocó rueda de prensa y concedió contadas entrevistas, dejando que cada cual se las apañara como pudiera con su conciencia y la película. Si era justificable cortar la posibilidad de diálogo ante la perspectiva de un linchamiento popular, eso puede juzgarlo cada uno. Lo que sí es cierto es que pensar que un documental como éste no iba a revolver los ánimos parece imposible, o desde luego sumamente ingenuo... Pero bueno, no hay mal que por bien no venga, hubo tortas para verla, y sin duda dará que hablar, que es lo que pretende y lo que viene siendo necesario desde hace mucho.

Volviendo a la sección oficial, el lunes nos trajo dos películas que prometían pero que acabaron recibiendo una acogida bastante fría por parte de la crítica. Noviembre, por idealista y pretenciosa, Historie de Marie et Julien por larga y falta de ritmo. En ambos casos se dejan de lado muchas de las virtudes que esconden los dos filmes, porque parece ser que más vale morir que ser ambiguo en este mundo definido sobre polos opuestos. Una tendencia que también puede resultar muy negativa para Te doy mis ojos, de Icíar Bollaín, correcta en casi todos los aspectos pero destacable en prácticamente ninguno. Y es que, ante el intento de contarlo todo y bien, nos queda casi una caricatura con pocos momentos de verdadera intensidad, por muy buenas intenciones que lleve detrás.


Visto lo visto, el panorama de la sección oficial se presentaba crudo: llegado casi el final del festival, The station agent seguía siendo prácticamente lo más recordado, mientras el resto de títulos habían pasado sin pena ni gloria (o directamente con pena, que es peor). Las grandes promesas como Mañas, Rivette o Bollaín se iban diluyendo en un mar de dudas; La chica de la perla, con su excelente fotografía y su narración simple, se constituía como una promesa inesperada y Cesc Gay y su nada pretenciosa pero entretenida En la ciudad subía algunos puntos en las apuestas.

Zabaltegi, por su parte, dejaba también varios títulos destacables más allá de La pelota vasca. Así pudimos ver Capturing the Friedmans, que demuestra que el documental independiente americano está en plena forma y se le da muy bien mirar para dentro y sacar lo peor de cada casa. Después del Bowling for Columbine del año pasado, esta pequeña joya sobre un caso de pederastia en USA es uno de los imprescindibles de está edición. Como también lo es Spring, summer, autumn, winter and... spring, un oasis de paz y equilibrio oriental en una edición con sabor tan francés y hispano (y, por supuesto, también magrebí, gracias a la selección del ciclo “Amigos y vecinos” paralelo al festival).

Hay que mencionar también dos casos ambiguos como son la surrealista Cuando llegue mi hombre, de mala factura pero con un humor sorprendentemente efectivo; o Nicotina, diálogos a lo Pulp Fiction y pretensiones de grandeza que han sido encumbrados por el público hasta los primeros puestos del premio de la juventud. Quien se quiera arriesgar a verlas ya sabe lo que hay.




En cualquier caso, dos de los títulos más destacables del festival vinieron por caminos diferentes a las dos grandes secciones protagonistas. Uno fue Código46, estupenda última obra de Winterbottom, ese genio ecléctico con la cabeza llena de ideas maestras. La retrospectiva que le dedicó este año el festival permitió apreciar lo prometedor y sorprendente que es este director inglés que actualmente tiene en las pantallas comerciales In this world, documental sobre dos afganos que intentan emigrar a Italia y que también pudo disfrutarse en el ciclo.

La otra película inolvidable fue 21 gramos, con Sean Penn a la cabeza de un reparto de lujo. En un momento en que narrar las historias en desorden se ha convertido casi en un recurso manido, Alejandro González Iñárritu logra reinventar esta fórmula y darle una nueva vuelta de tuerca para crear una estructura que confunde y mantiene la tensión a la perfección casi hasta el final, cuando el interés empieza a decaer pero nunca hasta el punto de convertir las escenas en lastre.

Sean Penn presentó esta película aprovechando su venida a San Sebastián para recoger el premio Donosti. Los otros dos receptores del galardón este año fueron Isabelle Huppert, francesa hasta la médula, seria y misteriosa, que pese a llevar treinta años películas consideró que su papel preferido es aquel “que nunca ha hecho y nunca hará”; y el gran actor norteamericano Robert Duvall. Éste vino también a presentar su última película, Open Range, co-interpretada y dirigida por Kevin Costner, la cual cosa, en los días que corren, uno no sabe como tomarse.

Como tampoco sabe como tomarse el hecho de que Chazz Palminteri, a dos días de dar comienzo el festival, dejara desierto el puesto de presidente del jurado debido, según afirmó en un fax que fue distribuido a la prensa, al eminente inicio de la preproducción de su próxima película. Así las cosas, y con un jurado huérfano compuesto por Héctor Babenco, Al Clark, Àcacio de Almeida, Hugh Hudson, Sílvia Munt y Bulle Ogier, se decidieron los premios de este año, que causaron una polémica que últimamente viene siendo demasiado habitual. La película premiada con la Concha de Oro, que ya no había sido acogida con excesivo entusiasmo durante su proyección, fue abucheada como lo fue hace dos años Taxi para tres. El jurado se justificó alegando que no podían entregarse más de dos premios a la misma película, refiriéndose a Te doy mis ojos. Sin embargo, en caso de que se pudiera, ¿se hubiese llevado todos los premios la película de Icíar? ¿No diría eso muy poco de la selección de 16 películas hecha por el comité? Los premios, del jurado oficial o paralelos, quedaron al final muy repartidos, pero la decepción ya estaba servida.






PALMARÉS DE LA 51 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

 


Schussangst (miedo a disparar)
   

Girl with a pearl earring

Concha de Oro a la Mejor Película:
Schussangst (miedo a disparar), de Dito Tsintsadze (Alemania)

Premio Especial del Jurado:
The station agent (El agente de estación), de Tom MacCarthy (EEUU)

Concha de Plata al mejor director:
Bong Joon-Ho, por Sarineui chueok (Memorias de asesino),(Corea)

Concha de Plata a la mejor actriz:
Laia Marull, por Te doy mis ojos (España)

Concha de Plata al mejor actor:
Luis Tosar, por Te doy mis ojos (España)

Premio del Jurado a la mejor fotografía:
Eduardo Serra, por Girl with a pearl earring (G.B./Luxemburgo)

Premio del Jurado al mejor guión (ex-aequo):
Per Fly, Kim Leona, Mogen Rukov, Dorte Hogh, por Arven (Herencia), (Dinamarca-Suecia)


OTROS PREMIOS

PREMIO NUEVOS REALIZADORES
Sarineui chueok (Corea)

PREMIO DE LA CRITICA (FIPRESCI)
Sarineui chueok (Corea)

PREMIO DEL PUBLICO
Bom, yeoreum, gaeul, gyeowool, geurigo, bom (Primavera, verano, otoño, invierno, primavera), de Kim Ki-Duk (Corea)

PREMIO DE LA JUVENTUD
Noviembre, de Achero Mañas (España)

PREMIO HORIZONTES LATINOS
Cautiva, de Gastón Biraben (Argentina)

PERMIO ARTE (Distribución en Francia)
Los abajo firmantes, de Joaquín oristrell (España)




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Galería III | Galería IV | Pintura | Ensayo | Especial Australia | Fotografía I | Fotografía II | Galería Fotográfica I | Galería Fotográfica II | Literatura | Destacado | Novela | Ensayo II | Cuento | Ensayo III | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Filosofía IV | Cine I | Cine II | San Sebastián I | San Sebastián II | San Sebastián III | Teatro |


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
|
Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.