Breve diálogo con Pablo Reyero
Por Emilio Toibero

 

- Leer Zumban las balas en la tarde última -


E.T.- ¿Existe un nuevo cine argentino?
P.R.- No sé si puedo hablar de un nuevo cine argentino, si pienso por ejemplo en películas como Los inundados (1961), de Fernando Birri o El Dependiente (1968), de Leonardo Favio, por solo citar dos títulos. Creo sí que, desde mediados de los años 90, se volvieron más visibles películas realizadas con un modelo de producción llamado “independiente” hecho por nuevos directores o directores emergentes, que coexiste con el modelo de producción industrial tradicional. Esta camada de nuevos directores batalla de forma bastante individual por sacar adelante sus proyectos, y al provenir yo mismo del terreno documental, mi inserción dentro de este movimiento espontáneo es lateral.

Pablo Reyero

E.T.- ¿Cómo ves, ahora que está terminada, el proceso de realización de La cruz del sur?
P.R.- El proceso de realización de La Cruz del Sur fue arduo, lento, doloroso. Cada tanto vuelvo a ver las películas de Buñuel, y cuando toca Nazarín no puedo dejar de verme un poco reflejado en su protagonista. Desde el año 1992 en que empecé a hacer documentales, sentía como un asunto pendiente el centrar una historia en la costa atlántica, donde transcurrió mi infancia, que fuera interpretada por habitantes de la zona. Por eso el mar es un protagonista más de la película, y las manifestaciones de la naturaleza transforman los caracteres de los personajes, tornándolos más imprevisibles e inesperados. Desde todas las áreas técnicas se buscó ser orgánicos y respetar la propia naturaleza de la historia que estábamos contando.

E.T.- En tu filme se mezclan actores profesionales y habitantes de la zona de rodaje, sin que el espectador pueda diferenciar los unos de los otros ¿cómo trabajaste con ellos?
P.R.- El casting duró casi un año y medio, vimos más de seis mil personas para todos los roles, y el elenco fue integrado por unos pocos actores profesionales, cinco, y una inmensa mayoría de habitantes de la zona donde trancurre el film. Trabajé a la manera documental, conociendo primero las historias de vida de todas las personas que fueron a las convocatorias de casting, para luego de una primera selección, empezar a probar pequeñas acciones, y recién después interacciones entre dos o más personas, se tratara de actores o no profesionales. La verdad es que hubo bastantes ensayos, primero en lugares cerrados y luego en las locaciones de rodaje. Fue un trabajo muy paciente de ir llevando a cada persona a encontrar el tono justo de su personaje en cada escena del film. Y para ello, primero trabajé con los actores y los no profesionales por separado, y luego los fui cruzando según las escenas, en los escenarios donde se filmaría la película. También creo que fue importante que el plan de rodaje respetara mucho el orden cronológico de la historia.

E.T.- ¿Cómo fue la experiencia de participar, compitiendo, en Cannes?
P.R. - La experiencia en el festival fue intensa, al provenir del documental estaba habituado a festivales menos glamorosos, pero creo que me sirvió para conocer y aprender cómo se trabaja durante estos eventos “extraordinarios” para posicionar una película de bajo presupuesto en medio de tantos tanques de la industria cinematográfica mundial. La Cruz del Sur obtuvo el premio Cittá di Roma Arc en Ciel Latin al Mejor Director Joven de todas las secciones del festival de Cannes 2003. Es un premio paralelo otorgado por un jurado que preside Gillo Pontecorvo, que emitió su decisión sobre 43 películas.

E.T.- En un reportaje que te hicieron para el diario de Buenos Aires “Página 12”, decís que “la distinción entre documental y ficción está cada vez más borrada.” ¿Ocurre esto en tu filme?
P.R. - La Cruz del Sur nació y respira a media agua entre el documental y la ficción. Creo que eso es lo más vital y contundente de la película.

E.T.- ¿Proyectos?
P.R. - Estoy escribiendo dos guiones originales para largometrajes de ficción, y negociando los derechos de una novela que me gustaría adaptar y filmar. El tiempo y el destino dirán si se concretan.


- Leer Zumban las balas en la tarde última -




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Galería III | Galería IV | Pintura | Ensayo | Especial Australia | Fotografía I | Fotografía II | Galería Fotográfica I | Galería Fotográfica II | Literatura | Destacado | Novela | Ensayo II | Cuento | Ensayo III | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Filosofía IV | Cine I | Cine II | San Sebastián I | San Sebastián II | San Sebastián III | Teatro |


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
|
Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.