Constructivismo Poético: estética-epistemológica
(Sepelio del Postmodernismo)
Marco Massoni-Oyarzún (*)

 

«Y Dios el Señor formó de la tierra todos los animales y todas las aves,
y se los llevó al hombre para que le pusiera nombre.» Génesis 2:19.


Introducción

A continuación presento cuatro metafógrafos (§), elaborados en este primer semestre, que tienen como centro, la reflexión estética y que, por lo mismo, pretenden, ambiciosamente, iluminar el campo epistémico o, en el peor de los casos, oscurecerlo. Los siguientes metafógrafos, no son definitivos, pues irían en contra de sí. El verdadero objetivo es que: se sigan construyendo, tanto en la lectura realizada por el lector, como en las opiniones criticas,  que puedan resultar de ellas. Mi tesis se basa en que el origen del lenguaje es la poesía, más aún, en el espíritu mismo de ésta, la «metáfora», por consiguiente, el  «Constructivismo Poético», si bien, nace posterior a los diferentes constructivismos, será este último el origen de los anteriores. Así el concepto «constructivismo» adquirirá otra connotación, la poética, que se aleja definitivamente de la vanguardia.

Entraremos en la dialéctica del concepto primogénito, para luego desglosar la tesis que sostiene la presente metafóricidad, así pasaremos a la crítica de la  desconstrucción, para terminar con la esencia del Ser latinoamericano.


§ 1. Dialéctica del concepto Constructivismo.

El concepto Constructivismo [i] [1] nace por primera vez en la U.R.S.S., en la década del veinte, cuyos artistas atribuyen especial significado a que se pongan de manifiesto los aspectos constructivos de la forma artística y de los recursos materiales para crearla, alcanzó su mayor difusión en la arquitectura. En la literatura emergió como una vanguardia que, a la postre, sería el realismo ruso. Pero, será a mediados del siglo XX y comienzos del XXI, donde el concepto adquiere una nueva connotación, abriéndose de lleno a la epistemología otorgada por las ciencias cognitivas y que tendrá su piedra angular en el «lenguaje». Así el Constructivismo actual, abarca desde las ciencias duras, como la física donde ha producido la Teoría del Caos, la cibernética, la informática y la filosofía.

Pero, ¿qué significa construir?

Gramaticalmente se entiende por la ordenación de las palabras para expresar un concepto.  Es decir, el lenguaje humano, habla, es un constructo lineal, por consiguiente, temporal y espacial del existir.

La respuesta de Heidegger a esta  interrogante es: "La palabra del alto alemán antiguo correspondiente a construir, buan, significa habitar. Esto quiere decir: permanecer, residir." [ii] [2]  Entonces, construir es característica existenciaria del ser en su espacialidad, los verbos, permanecer y residir, remiten a la experiencia cotidiana del existir, a la   «cotidianeidad»  y es en ella donde el «ser» se edifica.  

Entenderemos por  Constructivismo, la relación simbiótica entre el "yo y el mundo". Si bien, el Ser se edifica por medio del mundo o la circunstancia, al  mismo tiempo, el mundo o la circunstancia es edificado por el Ser. Esta biconstrucción que nos sitúa, inevitablemente, en la «diferencia» entre lo apotético y lo paratético  (dentro / fuera),  es superada, en cierto sentido, por el lenguaje como lo sostiene Habermas: "La identidad de la conciencia cognoscente, al igual que la objetividad de los objetos conocidos, sólo se forma con el lenguaje, que es el único lugar donde es posible la síntesis de los momentos separados del yo de la naturaleza como de un mundo del yo." [iii] [3] 


§ 2.
La Metáfora: La Poesía (Creación) del Lenguaje, el origen del habla.

Los lingüistas en su afán de fundar una ciencia del lenguaje, nos lo han entregado como «factum» que nos está impuesto, olvidándose de pensar en el origen de éste y que como poeta, ha sido mi campo de reflexión; encontrando la respuesta en la misma poesía, en su espíritu, en la Metáfora. Este tropo que viene del griego metvfora y significa traslación; de meta, que significa más allá y yerw, que significa llevar, es a mi entender la raíz del lenguaje, toda vez, que al nombrar se está en la metáfora, es decir, se está trasladando un elemento real a uno imaginario, el primer gesto del lenguaje es poético, cuando se nombra, se traspasa el «ente» tangible, real, físico, a un elemento imaginario, la «palabra» (λόγος). Por consiguiente, definiré el lenguaje como: la traslación de elementos a un sistema común que sirve para interactuar a través de él. Este sistema común por el cual se interactúa es la lengua. Y la actualización individual de la lengua será el habla.   

Ahora que nos hemos acercado a la génesis del lenguaje, entraremos en la clasificación de la metáfora. Distinguiremos dos  niveles de metáfora: simple y compleja. El primero, para hacer referencia a la naturaleza misma del lenguaje, por ejemplo: «árbol», metáfora simple, pues ella tiene un referente físico, tangible, real, al cual se está metafóreando, a través de la estructura fonética y grafemática. La dicotomía entre significante y significado, materia de  estudio de la lingüística, no es más que el estudio de la mutación metafórica al lenguaje. En el segundo caso, que hemos definido como metáfora compleja, nos servirá para referenciar las estructuras complejas de la metáfora, donde entra la poesía, la ciencia, la filosofía y el arte. En la poesía, por ejemplo: cae la pestaña del cigarro, en este verso se ha cambiado ceniza por pestaña, para producir un efecto estético, un cambio en el sentido ordinario, al decir, cae la ceniza del cigarro, sólo estamos ante una cadena de metáforas simples gestadas en la oración, pero el sólo hecho de permutar ceniza por pestaña, vuelve compleja la decodificación del mensaje, se requiere de mayor competencia semántica para decodificar y estamos así, en la metáfora compleja. Entonces, la metáfora compleja es «la metáfora dentro del lenguaje» y dentro de ésta se sustentan todos los relatos.

Larga es la lista de pensadores, que han basado su pensar en el lenguaje,  Husserl en su introducción a "Investigaciones para la fenomenología y teoría de conocimiento", parte: "La necesidad de comenzar la lógica por consideraciones referentes al lenguaje ha sido reconocida muchas veces desde el punto de vista del arte lógico." [iv] [4] Desde ahí, elevará anclas para re-visar, re-vitalizar, la lógica filosófica. En cuanto a la teoría del conocimiento, está claro que el lenguaje es la base sustentable del saber.

Heidegger, al esgrimir nuevas connotaciones al concepto del ser, al cual otorgará espacialidad y temporalidad, con el  «ser ahí», dará importancia relevante al lenguaje: 

Los existenciarios fundamentales que constituyen el ser del "ahí", el "estado de abierto" del "ser en el mundo, son el "encontrarse" y el "comprender". El comprender alberga en su seno la posibilidad de la interpretación, esto es, de la apropiación de  lo comprendido. [...] Lo articulable en la interpretación, o más originalmente ya en el habla, lo llamamos el sentido. Lo articulado en la articulación del habla lo llamamos en cuanto tal el todo de significación. Éste puede resolverse en significaciones. En cuanto éstas son lo articulado de lo articulable, son siempre algo con sentido. [...] La comprensibilidad  "encontrándose" del "ser en el mundo" se expresa como habla. [...] El estado de expresada del habla es el lenguaje. [..] El habla es el lenguaje existenciario, porque el ente cuyo "estado de abierto" articula en significaciones tiene la forma de ser del "ser en el mundo" "yecto" y referido "al mundo". [...] Hablar es articular "significativamente" la comprensibilidad del "ser en el mundo", al que es inherente el "ser con" y que mantiene en cada caso en un modo determinado "del ser con otro" "curándose de". Éste, el "ser uno con otro", es "hablante..." [v] [5]

Entonces, si la génesis del lenguaje está en la metáfora  es, por medio del lenguaje que la realidad se manifiesta, ésta en su fundamento es: poética.


§
3. La construcción de la desconstrucción: Constructivismo Poético.

La dialogía instaurada por Derrida [vi] [6] con Heidegger, llevará al primero a fundar el pensamiento desconstructivista cuya piedra angular será su «retrait», traducida originalmente como «retirada», aunque pienso que sería mejor emplear el concepto «repliegue» o «recogerse», de la metáfora. Si bien, Derrida otorga al tropo el valor que merece, al punto de establecer que la metáfora pasa por alto cualquier cosa, intenta replegarla para fundar su pensamiento y será en este repliegue de la metáfora donde está la crítica o el vacío de su pensamiento. Al «retrait» la metáfora, lo que está verdaderamente replegando es: la «metáfora compleja», y lo que Derrida no ve, es que sigue quedando la «metáfora simple», la poesía del lenguaje, que queda ahí, «casinvisible», en el  «borde» (uso el término en el sentido arquitectónico),  «borde» que deja la «huella» (que según Derrida se borra) huella de la ola sobre la arena, donde la ola es la metáfora compleja y la arena la metáfora simple, entonces la metáfora compleja se re-pliega al golpear sobre la arena y deja la huella húmeda, que es la poesía, el «Constructivismo Poético». Estéticamente queda demostrado en la poesía Constructivista, toda vez que al "desconstruir" «mi lengua materna escrita», por medio de la sinéresis, no pierde el «sentido», la «semánticidad», sino que al contrario, se transforma en un nuevo relato, una nueva metáfora que revitaliza el español, en el sentido de que se supera así mismo, al conversar con otras lenguas, como el italiano, el francés y el alemán. El poema que antecede esta metafóricidad (ver Dodecaedro Tempóreo), lleva implícita a su vez otra metáfora en la forma, la dualidad textual metafóracea la Teoría del Caos, donde dos tiempos (textos) están enlazados, y la forma se vuelve sentido al superar la dicotomía apotético / paratético, y la desconstrucción inevitablemente, construcción.


§ 4. El Constructivismo Poético: como manifestación del Ser latinoamericano.

Cuando Bretón visitó América (la verdadera, la única, la latinoamericana), al llegar a México, diría que el verdadero surrealismo era este continente y no lo dijo para agradecer la invitación que se le había hecho, sino, porque nuestro continente era la conjunción de la eterna dualidad, bipolaridad entre lo consciente / inconsciente, la mezcla de colores culturales que el surrealismo intentó plasmar tanto en las letras como en la pintura. Nuestro hibridismo cultural, es el aporte fundacional de nuestra identidad, pero que, por lo mismo, está siempre en constante construcción. Así, nuestra realidad metafórica, metafórealidad, está lejos de ser un espejo del viejo mundo, sobre todo, en lo que atañe a los procesos culturales. Si bien, no podemos negar que estamos en un mundo globalizado, fundamento ambiental de los posmodernos, es en ese fundamento donde nuestra cultura se abre camino, alejándose (liberándose) de las visiones tecnocráticas impuestas por el imperialismo capitalista.

El mundo latinoamericano, ha ido construyéndose a sí mismo, desde la diferencia que presentan los distintos pueblos que en él habitan. Es en esta diferencia, análoga a la relación del "yo y el mundo", con que definimos el constructivismo en el §1. Porque la identidad individual de cada nación latinoamericana, se gesta en la construcción de sí con el resto, siendo el resto (mundolatinoamericano), las demás naciones, vecinas, hermanas, que configuran la identidad individual y colectiva, al mismo tiempo y de manera simbiótica.  Lo que nos entrega como resultado un mosaico, cuyas partes difieren, pero que en su totalidad conforman un todo, integrado, algunas veces, en la misma desintegración. Por consiguiente, el Ser latinoamericano, es un constructor de sí, de su existencia. En Latinoamérica, la postmodernidad no ha nacido y ya está muerta, porque nuestra metafórealidad es constructiva, nunca definitiva, y que por lo mismo,  no se apega al cambio, sino que el desarrollo cultural es construido, alimentado, en sí mismo, por su esencia: lo mítico y poético, de nuestro continente.



NOTAS

[i] [1] Rozantal, M. y  Judin, P.F: Diccionario soviético de filosofía. Ediciones Pueblos Unidos. Montevideo. 1965. p 82.

[ii] [2] Heidegger, Martin: "Construir, Habitar , Pensar": Conferencias y artículos. Ed. Serbal. Barcelona. 1994.

[iii] [3] Habermas, Jürgen: Ciencia y Técnica como "ideología".  Ed. Tecnos. Madrid. 1989. p.33.

[iv] [4] Hursserl, Edmund: Investigaciones lógicas, I. 1929. Alianza Universidad. Madrid. 1985. p 215.

[v] [5] Heidegger, Martín: El ser y el tiempo. 1927. Fondo de cultura económica. México. 1971. pp. 179-182.

[vi] [6] Derrida, Jacques. La descontrucción en las fronteras de la filosofía. Ediciones Paidos, ICE  de la Universidad de Barcelona, 1987.

(*) Marco Massoni-Oyarzún. Director de la revista electrónica Claroscuro.
Nació en Santiago de Chile en 1975. Estudiante de Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación, de la Universidad de Los Lagos.
Plantea un nuevo concepto poético, llamado "Constructivismo" donde resalta el intento por construir una escritura-fonética-gramatológica, a través de la sinéresis, para lograr que el lector, antes de codificar el mensaje último del texto, deba intervenir en él para construirlo.
Actualmente está traduciendo "Chicago Poems" del poeta norteamericano Carl Sandburg, y acaba de publicar "Monólogo del Poeta".
Su poesía ha sido incluida en:
"Le monde poétique", periódico mundial de poesía. Traducción de "Poemas para A(r)mar", por Jean Michelle Pierrot. París Francia. Septiembre de 1998.
“Poesie der Welt” “Chilenische junge poesie”. Traducción de “El espejo roto” por Klaus Friedlein. Frankfurt. Alemania. Abril del 2000.
“Poetic antolhology of all America" (Letter Strong Editions. New York, 2001) Traducción de “La tierra es América” por James Stevens Douglas.
Será traducido al Italiano e incluído en "Anaconda", Antología de Poetas Américanos, que será publicada en Roma Italia en julio del 2003,
Ha escrito: Relaciones peligrosas (1993), La Tierra es América (1995), El espejo roto (1996),
Poemas para A(r)mar (1997), Versos desnudos (1999), Trilogía Vital (2001) y Monólogo del Poeta (2002).



Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


:: Opina sobre esta nota en los nuevos Foros de ENFOCARTE ::


| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Galería III | Galería IV | Pintura | Ensayo | Especial Australia | Fotografía I | Fotografía II | Galería Fotográfica I | Galería Fotográfica II | Literatura | Destacado | Novela | Ensayo II | Cuento | Ensayo III | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Poesía V | Poesía VI | Poesía VII | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Filosofía IV | Cine I | Cine II | San Sebastián I | San Sebastián II | San Sebastián III | Teatro |


| Home | Staff | Colaboraciones | Directorio | Buscador |Poesía semanal |
| Concursos |
|
Números Anteriores |


Google
  Web www.enfocarte.com

 

Copyright © 2000-2007 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.