Signos de expresión y poesía visual de Ricardo Ugarte
Por María Soledad Álvarez Martínez (*)


Ver también:
- Ricardo Ugarte: La dimensión poética del arte. Por Julia Otxoa -
- Ámbito y estructura en la obra de Ricardo Ugarte. Por José Marin-Medina -
- Ricardo Ugarte: Un proceso silente y poético. Por Edorta Kortadi -
- La viga como soporte y estructura medidora de espacios. Por Ricardo Ugarte -

 

Haz click para ampliar la imagen

"Zureganantz naramaten horiek haizearen hegalak dira"(1)

 

Con la integración de este poema de Gabriel Aresti en una serigrafía(2), Ricardo Ugarte comienza en 1978 una nueva etapa de su actividad plástica en la que palabra e imagen actúan a modo de elementos complementarios en la configuración y significación de la obra.

Escultor del hierro, autor de creaciones geométricas no exentas por ello de lirismo, Ricardo Ugarte de Zubiarrain se constituye dentro del País Vasco en el directo heredero de las preocupaciones oteizianas relativas a los espacios escultórico y poético(3). Del mismo modo que la poesía constituyó para Oteiza una actividad paralela al desarrollo de su labor escultórica experimental(4), forma parte de la creación ugartiana con notable antelación a su incorporación en la obra plástica. Por otra parte, así como Oteiza aplica sus teorías espacialistas en su escritura experimental al multiplicar los vacíos (blanco del papel) entre la forma visual de las palabras, Ugarte, por vías independientes del maestro vasco, llega, a su vez, a logros personales dentro de la poesía visual, que desarrolla fundamentalmente en la última década.

Haz click para ampliar la imagen

Como en tantos creadores del siglo actual, la actividad plástica y literaria son compaginadas hasta llegar a confluir, en la obra de un artista conocido fundamentalmente por su trabajo escultórico, que, sin embargo, busca la comunicación a través de medios expresivos diversos, desde la escritura (poesía y ensayo), ya través de la pintura, escultura, grabado, serigrafía y fotopintura hasta la poesía visual(5).

Desde que los Caligrammes de Apollinaire hicieran uso de la forma visual de la palabra y su colocación sobre el papel para dotar de cualidades plásticas a la composición literaria, fueron muchos, y siguen siéndolo, los escritores y plásticos que desarrollaron un actividad relacionada con el discurso texto-imagen. Se hace imprescindible la cita de Mallarmé, tan ampliamente homenajeado y admirado por el introductor de la corrientes de vanguardia en Euskadi, Jorge Oteiza (6).

Y en Euskadi, aunque en fecha tardía como en el resto de España, salvo excepciones destacadas(7), se acusa la proyección de la nueva poesía a partir de las composiciones oteizianas y de la celebración en la Galería Grises de Bilbao de una Exposición de Poesía Concreta en 1965, seguida en 1966 de la Exposición Internacional de Poesía de Vanguardia en San Sebastián(8), fechas que coinciden con la iniciación de Ugarte en el mundo de la plástica(9).

Su creación literaria se gesta desde los primeros momentos como actividad paralela a la pictórica y escultórica. Dentro de ella, surgen el ensayo(10) "como un proceso de decantación de datos y análisis de éstos con relación al entorno o al medio en que se producen" y la poesía a "través de vivencias directas o ensoñaciones que dan fe y modifican una realidad exterior"(11).

Las revistas "Kurpil" (de la que fue cofundador) y "Kantil", con las que colaboró en los últimos años de la década de los años setenta, dan muestra hasta qué punto la poesía forma parte primordial de los medios de expresión de este artista vasco, aunque la casi totalidad de sus poemarios permanezcan inéditos: Poemas anteriores (1962), Silencio de Eternidades (1976), Aylux (1979), Cuerpo de Arena (1979, sin concluir). Solamente Itxas-Burni se llega a editar en 1982(12).

Haz click para ampliar la imagen

Con independencia de que los poemarios citados entren o no en el campo de la poesía visual, mantienen en todos los casos una estrecha interdependencia con su actividad plástica. Las series escultóricas de "Loreas" y "Huecos habitables" están tratadas con un lenguaje poético en "Silencio de Eternidades": lo mismo que sus "Aleteos" escultóricos tienen una proyección poética en Aylux.

Pero en Aylux se hace ya algo más que describir poéticamente una escultura o una serie de ellas. Sin perder aún el discurso semántico, la composición literaria empieza a adquirir valores plásticos al enriquecerse el soporte del texto con formas tomadas de secuencias escultóricas, y con letras adoptadas, antes que por su significado, por su grafismo sígnico.

Con este poemario y la serigrafía "Homenaje a Aresti" se aprecia, desde 1979 una interacción de los campos literario y plástico que se proyecta en la poesía visual posterior y en varias series de pintura sobre cartulina, collages, serigrafías y fotopinturas.

Las obras estampadas por procedimiento serigráfico en las que texto e imagen coexisten corno formas de expresión, cuentan con precedentes en series de años anteriores. En 1978 se introducen dos innovaciones en este tipo de creaciones: el triunfo de la monocromía, frente al carácter policromo anterior, y la aparición de grafismos. Las formas geométricas que parten de sus esculturas (con frecuencia de fotografías), estampadas en negro sobre cartulina marrón, aparecen en 1978 en serigrafías inspiradas en los "Huecos habitables", pero es en el "Homenaje a Aresti" donde a los elementos formales se superpone un texto.

Haz click para ampliar la imagen

A la mencionada serigrafía se suman numerosos catálogos e ilustraciones de libros y revistas realizados por el mismo procedimiento que aquí no procede enumerar. Sirvan de ejemplo los catálogos de Ugarte en Artede '83 y de su antológica en Pasajes de San Pedro, donde sobre cartulina marrón, similar a la de la serie serigráfica de 1978, se estampan textos alusivos a su trayectoria artística, poemas del propio escultor y un escrito autógrafo de Henry Moore, que, con las secuencias fotográficas de algunas piezas escultóricas, se construyen a modo de complejo collage con interacción de texto e imagen.

Dentro del capítulo de las ilustraciones, al margen de sus colaboraciones en las revistas literarias "Kurpil" y "Kantil" en las que aún no aparece la síntesis texto-imagen, merece destacarse la parte gráfica de los "Cuadernos de Alzate"(13) donde nuevamente se complementan signo e imagen a partir de collages formados por fotografías de esculturas intervenidas con la incorporación de las letras de UGARTE. Cada una de las seis ilustraciones introduce una de las letras del apellido y señala el comienzo de un artículo.

Las dos series de cartulinas que con los títulos "Poesía Visual" y "Homenaje a Picasso" ofrecen planteamientos afines a los expuestos datan de 1979. La primera de estas series parte de las modulaciones escultóricas del aleteo Aylux. En ella, las referencias formales y el ritmo modular de la escultura citada se ven enriquecidos con la introducción de poemas propios. Éstos, pueden subyacer en el fondo de la obra o tomar el papel de protagonistas con una potenciación del significante sobre el significado.

En general, estas cartulinas se trabajan a partir de plantillas y estarcidos. La interrelación modular de planos y la aparición de fundidos de color se consiguen por medio de sprays. En ocasiones las cartulinas se enriquecen con el collage que permite aplicar recortes de prensa de grafismos ajenos a la escritura occidental con el fin de potenciar los valores formales de los signos.

La serie "Homenaje a Picasso" conjuga referencias gráficas del "Guernica" con textos de prensa introducidos como forma.

Haz click para ampliar la imagen

Las fotopinturas de 1979 parten de un soporte fotográfico en el que figuran sugerencias de "Aleteos" o detalles del cuerpo femenino que se intervienen plásticamente con la superposición del grafismo poemático. Mantienen estrecha relación formal con las cartulinas y de contenido con el poemario Cuerpo de Arena, iniciado ya en 1979 y aún inconcluso en la actualidad. Independiente de la poesía visual, este poemario gira en torno a los vocablos árabes persistentes en nuestra lengua, con ilustraciones que parten del cuerpo femenino y de las ondulantes dunas de arena del desierto.

Producto de preocupaciones, estéticas próxima a las de serigrafías, cartulinas y fotopinturas, la poesía visual surge dentro de la producción ugartiana en las mismas fechas que aquéllas, con tres momentos fundamentales: 1979, 1982 y 1986 fechas de los poemarios Aylux e Itxas-Burni y de poema visual Jorge Oteiza.

El primero de ellos parte constantemente del grafismo de unas letras liberadas de las palabra como complemento espacial del texto poemático, que se mantiene intacto en todos los casos. El contenido de algunos poemas hace alusión a piedras escultóricas, pero la referencia formal a la escultura apenas existe, o está suficientemente intervenida como para resultar irreconocible. Subyacen, no obstante, formas geométricas superpuestas que dan origen a planos alternantes con espacios vacíos. Se trabajan éstos a partir de plantillas y estarcidos, como las letras, sobre los que se aplica la pintura en spray siguiendo un proceso similar al de las cartulinas de la serie "Poesía visual".

El tratamiento difiere en Itxas-Burni, donde reaparece nuevamente la silueta escultórica. El propio título Mar y Hierro es reflejo de los contenidos: series escultóricas de inspiración portuaria y marinera "Noray" y "Anclas", estas últimas contemporáneas del poemario(14), junto a las "Estelas", "Distorsiones" y "Huecos habitables" anteriores, o simples referencias lineales al movimiento ondulante del mar y al módulo cúbico de su escultura, y como elementos formales yuxtapuestos a los escultóricos, las letras, potenciadas en su capacidad de definir y enriquecer las composiciones y de acentuar los valores dinámicos.

El poema-homenaje Jorge Oteiza introduce como novedad respecto a las series de poesía visual anteriores, la constitución del círculo como elemento formal preferente a partir del propio nombre de Oteiza, en la línea de la más pura concepción de la poesía concreta y con clara intencionalidad de significados en la unión de los aspectos formal y gráfico, aclarada por la dedicatoria autógrafa del escultor al maestro vasco.


Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen

De creación más reciente {1988-90), los collages se realizan en su totalidad a partir de los recortes de papel ilustrados con los desnudos femeninos no exentos de erotismo, que se pueden conjugar con fotografías de esculturas. La conexión entre siluetas escultóricas y desnudos se produce a través de limpios trazos lineales y del grafismo de las letras. La serie "Europa", conmemorativa de la Comunidad Europea, a la que aluden las estrellas además de las letras, y los collages no seriados "El leve transcurrir del tiempo", "Tiempo erótico" y "Diversos signos de expresión", responden con ligeras variantes formales a los mencionados presupuestos.

Las fotos (1981-1982) trabajadas sobre collages intervenidos gráficamente y fotografiados, constituyen otra versión de la conjunción ugartiana de imágen-signo, con apoyo en las técnicas del collage y la fotografía. En este grupo el artista renuncia a toda intervención posterior, constituyendo el producto fotográfico el resultado final de la obra.
La indagación ugartiana dentro del campo de la obra gráfica y la poesía visual es permanente desde 1991, fecha en que la revista Fragmentos" (Ministerio de Cultura - Madrid, Marzo 1991) publicó el presente artículo.

A lo entonces expuesto, es preciso añadir como trabajos de los últimos seis años, las "Pankartas", las serigrafías y pinturas de la serie "Gaztelus", las fotografías de la serie "Europa", las obras de papel sobre papel como "Proa", "Cruz", "Diálogo entre texturas"..., los collages, "Nikollage 1", "El Genuino sabor..." y "Gernika", los carteles, logotipos y portadas de libros y de revistas.

Haz click para ampliar la imagen

La incorporación del texto en la plástica de Ugarte no responde en todos los casos a la misma intencionalidad. Los contenidos pueden primar sobre las formas, pero en la mayor parte de las series mencionadas, a la carga semántica, que incluso puede llegar a desaparecer, se anteponen los valores formales.

El discurso natural del lenguaje se mantiene en las composiciones de Aylux. Sus textos están referido aún a temas como el tiempo, el espacio, la libertad, la angustia, el amor..., que, sin embargo, se acompañan de signos gráficos con valor puramente formal. Pero estos signos no surgen al azar, su elección refleja también una intención temática al extraerse de frases o palabras del texto poético que ven así reforzada su fuerza y significado: los grafismos de "La idea galopando" están entresacados de los dos primeros versos del poema; la H repetida tres veces en otro de los poemas se extrae de "hidra" que figura en el primer verso y constituye el elemento fundamental de la composición, etcétera.

Pero también aparecen en otras paginas del poemario letras sin relación con el texto. Se puede apreciar una preferencia por la A, la Z y las letras que componen su apellido U, G, A, R, T, E, La elección de dichos grafismos depende por un igual de aspectos formales que de otros simbólicos. A la idea de autoafirmación de su intervención en la obra a través de los signos de su firma, que no tienen por qué aparecer agrupados y en su totalidad, en la elección de la A y Z no se le escapa al artista la carga simbólica de principio y fin.

El contenido puramente semántico del texto sólo es apreciable, por tanto, en los poemarios anteriores a 1979. En Aylux, sin desaparecer, se ve enriquecido por la valoración plástica de los signos. y es esta última la que desempeña una función preponderante en Itxas-Burni. En este libro de poesía visual desaparece el discurso habitual, ya que los signos están dotados de valor por si mismos. No se escribe sobre temas concretos, se proponen estructuras que son en sí contenidos. La posible lectura de estos poemas visuales parte siempre del carácter complementario de segmentos textuales, palabras fragmentarias e imágenes escultóricas, pero, al introducir también vocablos en Euskera, surge un nuevo código de lenguaje, cuyas dificultades de interpretación inciden en la preponderancia de los aspectos formales.

Haz click para ampliar la imagen

Como expuso Isidore Isou(15) en 1947 referido a los Letristes, Urgarte en Itxas-Burni destroza las palabras, propone nuevas partículas para la poesía y versifica las letras. El paso siguiente en la síntesis plástico-poética, el de superar las formas abstractas o figurativas, aún presentes junto al grafismo de las letras en Itxas-Burni, para proponer un nuevo lenguaje basado en el signo, lo da el artista vasco en el poema-homenaje Jorge Oteiza (16).

Al modo de Flnlay en su poema Homenaje a levich, o de Kolár en su Brancusi, Ugarte trata de captar la esencia del pensamiento estético oteiziano en la composición realizada con su nombre. Haciendo uso de la palabra como forma y significado simultáneamente, diseña el círculo simbólico de toda una teoría metafísica del espacio formulada a partir del cromlech como ámbito sagrado y protector(17).

En este poema de 1978 no existe grafismo alguno ajeno a la propia escritura. Bajo el elemento regidor de la composición, el círculo originado por el texto "Jorge Oteiza", letras definidas por el trazo lineal, elementos livianos evocadores de la chapa de acero que delimita los espacios experimentales de las "Cajas vacías" o "Cajas metafísicas"(18), con claro predominio del blanco del papel (espacio vacío), aparece el texto conmemorativo autógrafo de Ugarte alusivo a la lucha oteiziana de la defensa de una cultura autóctona vasca: "Soñamos contigo a un Pueblo / desde el cromlech de la Poesía".

Los valores semánticos y estéticos de la escritura en la poesía visual ugartiana hasta ahora expuestos son también válidos para las serigrafías, cartulinas y fotopinturas. Por otra parte, los textos son de creación propia en todos los casos, a excepción de la serigrafía "Homenaje a Aresti", en ella elige unos versos de este poeta acordes con las formas del aleteo que acompañan.


Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen

En los collages, los signos se buscan también con intención temática y sentido aclaratorio de la composición texto-imagen. En la serie "Europa" se recurre a las letras E, U, A, para facilitar la lectura.

Sentido explicativo o indicativo tienen del mismo modo los textos incluidos en la serie de "fotos", sirva de ejemplo "Cuerpo de Arena", concebida como portada del poemado más reciente. Sin embargo, es en algunas de estas fotografías donde el significado de los signos desaparece totalmente al producirse una intervención, fragmentación y recomposición de las letras hasta hacer de ellas unos signos autónomos.


La letra como imagen

En la tipografía ugartiana se impone la sobriedad gráfica, de base geométrica, directamente relacionada con su universo creativo dentro del geometrismo espacialista y conforme con toda una tradición de escritura de vanguardia desde Baila, Boccioni y Marinetti hasta Maiakowsky, Malévich, Schwitters, Lissitzky y tantos otros constructivistas.

Haz click para ampliar la imagen

En la línea de determinados presupuestos de los movimientos de vanguardia rusos preocupados por la aproximación de arte y vida y por la relación de arte e industria, Ugarte muestra una preferencia por la letra no culta, extraída de embalajes y paquetes de uso industrial. Como en ellos, el diseño de la letra viene dado por plantillas que a través del estarcido dan como resultado dos tipos de soluciones: siluetas gráficas entintadas en toda su superficie y grafismos lineales.

Estos últimos, muy utilizados en Itxas-Burni, a través de las superposiciones, consiguen secuencias gráficas de gran variedad formal y diferentes códigos de lectura.

En la alternancia de letras entintadas y grafismos lineales se produce una valoración del espacio con equivalencias en las alternancias masas-vacío escultóricas, que, a su vez, se proyectan sobre el campo espacial indefinido: la superficie del soporte en estas obras bidimensionales, equivalente al espacio circundante de la escultura.

La superficie soporte puede ser una hoja cuadriculada que orienta o dirige el campo de acción de los signos.

En lo referente a las formas, las letras se eligen y componen en función de su dinamismo y expresividad. Ugarte es consciente del interés formal de la Z, tan repetida en todas sus creaciones, como elemento gráfico gestual, dotado de gran expresividad y potencia formal.

Gestualismo y fuerza, expresiva y dinámica, se ven acentuados por las composiciones a base de ejes diagonales y de superposición de letras, aspecto este último que cuenta con precedentes también en las construcciones de sus series escultóricas de los años setenta, en las que la resultante escultórica final era producto de la superposición y construcción de varios módulos dotados de su propio espacio.

Haz click para ampliar la imagen

Mediante este tipo de procedimientos que combinan grafismos diferentes por su tipografía, forma y entintado; construcciones de signos con todas las variantes posibles de composiciones diagonales y superposiciones; técnicas diversas que van desde el simple empleo de las tipografías de la máquina de escribir al estarcido, collage, fotocomposición y reproducción serigráfica, el campo espacial de la página se libera de la sintaxis verbal del texto para pasar a depender de la sintaxis visual. Las letras se independizan del lenguaje, las palabras se mueven en libertad y en su calidad de significantes se ven dotadas de un contenido formal. En la interpretación de estas obras, la lectura ha de dejar paso a la visión, o más exactamente, lectura y visión han de formar un todo único.

(*) María Soledad Álvarez Martínez es Profesora titular de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo, España.


NOTAS
(1) "Esas que me llevan a ti / son las alas del viento".
(2) El "Homenaje a Aresti", perteneciente a la serie de serigrafías de 1978, parte del grupo escultórico de los "Aleteos" que ocupaba a Ugarte a finales de los años setenta.
(3) Alvarez Martínez, M. S.: Escultores contemporáneos le Guipúzcoa, 1930-1980 (Medio siglo de una Escuela Vasca de Escultura), San Sebastián, 1983, 3 vol.
(4) Androcanto y sigo. Ballet por las piedras de los Apóstoles en la carretera, de 1954, y Cansado y giratorio, de 1966, son los poemas de Oteiza que han tenido mayor difusión, escritos tras la prohibición de su "Apostolado" para el friso escultórico de Aránzazu el primero, y coincidiendo con su entrega a una política cultural autóctona, el segundo. Siguen a los anteriores. Yo soy Acteón, Os miro antes de irme, Oteiza nos ve y saluda con la mano,... Véase Oteiza 33-68, Madrid, 1968; Escultores contemporáneos de Guipúzcoa..., vol I; Oteiza. Propósito Experimental, Madrid, 1988; Itxas-Burny,1982.
(5) Alvarez Martínez, M. S., "La interrelación de las artes en la obra de Ricardo Ugarte de Zubiarrain. Grabados, cartulinas y poesía visual", Liño 1, Oviedo, 1980, pp. 65-75.
(6) Oteiza le dedica al menos dos piezas escultóricas: "Homenaje a Mallarmé" (Tercera conclusión experimental) de 1959, hoy en el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid, y "Retrato de Mallarmé", de 1980, una de las esculturas póstumas, según denominación de su autor.
(7) Carmona Mato, E., "Dos billetes de ida y vuelta. Poesía y pintura en la España de los años veinte", Arena, 5, Madrid, diciembre de 1989, pp. 82-85.
(8) Power, K., "Lenguaje estructurado", Arena, 5, Madrid, diciembre 1989, p. 55.
(9) Su primera exposición individual de pintura y escultura tiene lugar en noviembre de 1967 en la galería Barandiarán de San Sebastián. En ella presenta el "rectangularismo", estilo geométrico que caracterizará su producción hasta 1970.
(10) Su ensayo Collage n 1 recibió el Primer Premio de Ensayo en el certamen "Premios Literarios ciudad de Irún 1970" y se edita en 1972. Otros textos inéditos referidos a sus teorías estéticas son "Breve apunte de una estética" y "Reflexiones desde y hacia la escultura".
(11) Frases de Ugarte recogidas en Kantil, 12, San Sebastian, diciembre 1978.
(12) Los poemarios Itxas-Burni de Ugarte, y Luz del aire de Julia Otchoa, se editan formando libro único de doble portada en 1982 por Ediciones de Artes Contemporáneas (EDARCON).
(13) Cuadernos de Alzate, 11, San Sebastián, enero-abril 1989, pp.17, 51, 58, 62, 70, 81.
(14) La serie de "Anclas" se expone por vez primera en agosto de 1882 en la Sala Nicanor Piñole de Gijón, al tiempo que se presenta en la librería Cornión de la misma. ciudad el libro de poesía visual Itxas-Burny.
(15) Citado por Powet; K., "Lenguaje...
(16) Publicado en Oteiza, esteta y mitologizador vasco, San Sebastián, 1986, p. 185.
(17) El espacialismo metafísico es desarrollado por Oteiza en numerosos textos con acusada incidencia en la formación de los artistas vascos que inician su trabajo en los años sesenta. Quosque tandem..., Estética del huevo, Propósito experimental 56-57, desarrollan las ideas que se materializan plásticamente en las series escultóricas experimentales "Desocupación de la esfera" y "Cajas metafísicas".
(18) El proceso experimental que concluye en sus "Cajas metafísicas está recogido en Propósito experimental 56-57, que constituye el texto del catálogo de Oteiza en la Bienal de Sao Paulo de 1957.






Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


Yuriart - Sitio de Arte


| Sumario | Editorial | Plástica | Dibujos | Galería | Ensayo | Especial Artes I | Especial Artes II | Fotografía | Galería Fotográfica I | Galería Fotográfica II | Literatura | Destacado | Cuento | Artículo I | Relato | Amistades históricas | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Poesía IV | Artículo II | Artículo III | Filosofía I | Filosofía II | Filosofía III | Cine I | Cine II |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Archivo | Buscador | Noticias | Poesía semanal |
| Concursos | Crea tu sitio | Promoción |



- Imprime esta página -

 

Copyright © 2000-2003 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.