Espacios estratégicos de resistencia



© QNLEO


Con la decimoctava edición de Enfocarte comenzamos el tercer año de este espacio artístico-cultural que, gracias a los lectores, se ha convertido en el medio de difusión cultural en español más completo y consultado de Internet.

Un nuevo número de Enfocarte, que no es un número más; el que emprendemos no es exclusivamente otro año en el cual seguiremos arribando, edición tras edición, a sus hogares a través de la red. Es un año singular no sólo para nuestra revista, sino para toda la sociedad.

Como ya he escrito anteriormente en otras editoriales de Enfocarte, estamos viviendo en una época de grandes cambios donde está seriamente cuestionada la globalización, ya que pone en constante peligro terminal las identidades culturales. Una época donde el «mediocentrismo» dominante persigue una sola finalidad: la homogeneización cultural y el exterminio de las diversidades características de cada subcultura.

Una época signada por dos grandes movilizaciones. Por un lado existen movimientos sociales orientados a la fragmentación, netamente «localistas»; y por otro nos hallamos con grupos fundamentalistas que pretenden imponer a cualquier costo la globalización como nueva religión de este tercer milenio. Entre ambos sectores se encuentran los actores sociales sumidos en una alienación y esquizofrenia estructural de descomunales magnitudes que lo conducen a una disputa por la identidad cultural.

Si tomamos el concepto de identidad como el desarrollo por medio del cual cada individuo -en tanto actor constituyente de una sociedad- se distingue como elemento social y, a partir de ese punto, erige y edifica sus sentidos y significaciones preferentes en función de una amalgama de particularidades culturales establecidas por la sociedad a la cual pertenece; entonces es imprescindible establecer espacios estratégicos de resistencia frente a las constantes embestidas de los movimentos localistas-nacionalistas y de los grupos radicales pro-globalización para lograr defender la diversidad de matrices culturales.

Es necesario una nueva visión sobre los cambios políticos, económicos y sociales que se están sucediendo para lograr estos espacios estratégicos de resistencia. Espacios que tienen la función de contener a los actores sociales y permitirles la reconexión de su yo individual y colectivo, así como la defensa del individuo ante la «unidimensionalidad marcusiana» de la sociedad mediante la educación, el pensamiento y la cultura.

/fvp




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail



| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Estampa I | Estampa II | Estampa III | Estampa IV | Fotografía | Ensayo | Galería Fotográfica | Literatura | Entrevista | Reseña | Novela | Cuento | Especial Pessoa | Poesía I | Poesía II | Artículo | Diálogo | Filosofía I | Filosofía II | Destacado | Cine | Teatro |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Promoción | Archivo | Buscador | Noticias | Concursos |
| Crea tu sitio |



- Imprime esta página -

 

Copyright © 2000-2002 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.