Poemas (*)
Por James Joyce
Traducción: José María Martín Triana


 

ALONE

The moon's greygolden meshes make
All night a veil,
The shorelamps in the sleeping lake
Laburnum tendrils trail.

The sly reeds whisper to the night
A name -her name-
And all my soul is a delight,
A swoon of shame.

Zurich, 1916

SOLO

Grises, doradas redecillas
de la luna hacen de toda la noche
un velo; los faroles del lago
dormido arrastran zarcillos de laburnio.

Los astutos juncos susurran
un nombre a la noche, el nombre de ella,
y toda mi alma es una delicia,
vergüenza que se desmaya.



A MEMORY OF THE PLAYERS IN A MIRROR AT MIDNIGHT

They mouth love's language. Gnash
The thirteen teeth
Your lean jaws grin with. Lash
Your itch and quailing, nude greed of the flesh.
Love's breath in you is stale, worded or sung,
As sour as cat's breath.
Harsh of tongue.

This grey that stares
Lies not, stark skin and bone.
Leave greasy lips their kissing. None
Will choose her what you see to mouth upon.
Dire hunger holds his hour.
Pluck forth your heart, saltblood, a fruit of tears.
Pluck and devour!

Zurich, 1917.

RECUERDO DE QUIENES A LA MEDIANOCHE SE HABLAN ANTE EL ESPEJO

Mascullando el lenguaje del amor.
Rechinando los trece dientes de tus magras
mandíbulas con una mueca. Tu inquietud
y tu miedo azotando. En ti el aliento
del amor se ha hecho viejo, fue dicho
y cantado, tan agrio como aliento de gato,
áspera lengua.

Este gris que te clava los ojos
no miente, escueta piel y hueso.
Su beso grasientos deja los labios.
Ninguno escogerá a la que tú ves
para mascullarla. Hambre terrible
sostiene su hora. Ánimo y adelante,
corazón tuyo, sangre salobre, fruto
de lágrimas. Ánimo y a devorar.



ECCE PUER

Of the dark past
A child is born;
With joy and grief
My heart is torn.

Calm in his cradle
The living lies.
May love and mercy
Unclose his eyes!

Young life is breathed
On the glass;
The world that was not
Comes to pass.

A child is sleeping:
An old man gone.
O, father forsaken,
Forgive your son!

ECCE PUER (1)

Del oscuro pasado nace un niño;
alegría y tristeza
me desgarran el corazón.

Tranquilo en la cuna
vivo descansa.
Que amor y gracia
sus ojos abran.

La joven vida respira
sobre el cristal.
El mundo que no era
viene para irse.

Un niño duerme:
un viejo se marcha.
Oh, padre renegado,
perdona a tu hijo.

--------------------------
(1) En este poema el autor evoca el nacimiento de su hijo y la muerte de su padre.



GAS FROM A BURNER

Ladies and gents, you are here assembled
To hear why earth and heaven trembled
Because of the black and sinister arts
Of an Irish writer in foreign parts.
He sent me a book ten years ago.
I read it a hundred times or so,
Backwards and forwards, down and up,
Through both ends of a telescope.
I printed it all to the very last word
But by the mercy of the Lord
The darkness of my mind was rent
And I saw the writer's foul intent.
But I owe a duty to Ireland:
I hold her honour in my hand,
This lovely land that always sent
Her writers and artists to banishment
And in a spirit of Irish fun
Betrayed her own leaders, one by one.
'Twas Irish humour, wet and dry,
Flung quicklime into Parnell's eye;
'Tis Irish brains that save from doom
The leaky barge of the Bishop of Rome
For everyone knows the Pope can't belch
Without the consent of Billy Walsh.
O Ireland my first and only love
Where Christ and Caesar are hand and glove!
O lovely land where the shamrock grows!
(Allow me, ladies, to blow my nose)
To show you for strictures I don't care a button
I printed the poems of Mountainy Mutton
And a play he wrote (you've read it I'm sure)
Where they talk of «bastard», «bugger» and «whore»
And a play on the Word and Holy Paul
And some woman's legs that I can't recall
Written by Moore, a genuine gent
That lives on his property's ten per cent:
I printed mystical books in dozens:
I printed the table-book of Cousins
Though (asking your pardon) as for the verse
"Twould give you a heartburn on your arse:
I printed folklore from North and South
By Gregory of the Golden Mouth:
I printed poets, sad, silly and solemn:
I printed Patrick What-do-you-Colm:
I printed the great John Milicent Synge
Who soars above on an angel's wing
In the playboy shift that he pinched as swag
From Maunsel's manager's travelling-bag.
But I draw the line at that bloody fellow.
That was over here dressed in Austrian yellow.
Spouting Italian by the hour
To O'leary Curtis and John Wyse
Power And writing of Dublin, dirty and dear.
In a manner no blackamoor printer could bear.
Shite and onions! Do you think I'll print
The name of the Wellington Monument,
Sydney Parade and Sandymount tram,
Downes's cakeshop and Williams's jam?
I'm damned if I do-l'm damned to blazes!
Talk about Irish Names of Places!
It's a wonder to me, upon my soul,
He forgot to mention Curly's Hole.
No, ladies, my press shall have no share in
So gross a libel on Stepmother Erin.
I pity the poor-that's why I took
A red-headed Scotchman to keep my book.
Poor sister Scotland! Her doom is fell;
She cannot find any more Stuarts to sell.
My conscience is fine as Chinese silk:
My heart is as soft as buttermilk.
Colm can tell you I made a rebate
Of one hundred pounds on the estimate
I gave him for his Irish Review.
I love my country-by herrings I do!
I wish you could see what tears I weep
When I think of the emigrant train and ship
That's why I publish far and wide
My quite illegible railway guide.
In the porch of my printing institute
The poor and deserving prostitute
Plays every night at catch-as-catch-can
With her tight-breeched British artilleryman
And the foreigner learns the gift of the gab
From the drunken draggletail Dublin drab.
Who was it said: Resist not evil?
I'll burn that book, so help me devil.
I'll sing a psalm as I watch it burn
And the ashes I'll keep in a one-handled burn.
I'll penance do with farts and groans
Kneeling upon my marrowbones.
This very next lent I will unbare
My penitent buttocks to the air
And sobbing beside my printing press
My awful sin I will confess.
My Irish foreman from Bannockburn
Shall dip his right hand in the urn
And sign crisscross with reverent thumb
Memento homo upon my bum.

GAS DE UN MECHERO

Damas y caballeros, estáis aquí reunidos
para oír por qué cielo y tierra se conmovieron
por culpa de las siniestras, negras artes de un escritor irlandés en el extranjero.
Hace diez años que su libro me envió.
Más o menos lo leí unas cien veces (1 ),
de delante hacia atrás, de abajo a arriba,
a través de los dos extremos del telescopio.
Completo lo imprimí, hasta la mismísima
última palabra. pero gracias a la merced del Señor, las tinieblas de mi mente se rasgaron, y vi el intento repugnante del autor. Pues un deber tengo hacia Irlanda: su honor con mi mano guardo.
esta hermosa tierra que siempre envió sus escritores y artistas el destierro,
y con espíritu típico de chanza irlandesa a .sus adalides traicionó uno a uno.
Fue el seco, mojado humor de Irlanda
el que cal viva arrojó a los ojos de Parnell (2);
son los cerebros irlandeses quienes de su destino
salvan el resquebrajedo barco del Obispo de Roma,
porque todo el mundo sabe que el Papa no puede
eructar sin el consentimiento de Billy Walsh (3).
Oh Irlanda, primera y sola querencia mía,
donde Cristo y César mano y guante son.
Oh hermosa tierra donde el trébol crece.
(Permitidme, señoras, que me suene).
No me importa un bledo deciros, para que me censuréis,
que publiqué los poemas de Mountainy Mutton (4),
y una comedia que escribió (seguro estoy
de que la leísteis) donde se habla de «Bastardo»,
«fornicador» y «ramera» (5), y otra obra
sobre La Palabra y el Santo Pablo y de algunas
piernas femeninas que no puedo recordar,
todo ello escrito por Moore, caballero genuino (6),
que vive del diez por ciento de su heredad
he impreso libros místicos por docenas:
el libro de recetas de Coussins (7), aunque
(y os ruego que me perdonéis) sobre el verso diré
que envidia daría a vuestros traseros el no haberlos
escrito (8): El folklore del Norte y del Sur
por Gregory, La de la Boca Dorada publiqué (9):
tristes, tontos, solemnes poetas imprimí:
Patrick, cómo-se-llama-Colm: al ilustre (10)
John Milicent Synge, quien el espíritu eleva
sobre angélica ala con la muda (11) del trotamundos,
quien como hato la robó de la bolsa de viaje
de un director de Maunsel (12). Pero la cruz
y raya trazo sobre ese condenado sujeto
que por aquí anduvo, vestido de amarillo austriaco,
declamando italiano que O'Leary Curtis (13)
y John Wyse Power (14) pagaban por horas,
quien escribió sobre Dublín, sucia, amada, de tal
forma que ningún impresor, por muy africano,
de tan negro que sea, podría tolerarlo.
¡Mierda y cebollas! (15) ¿Pensasteis que imprimiría
el nombre del monumento a Wellington,
el de Sydney Parade, y el del tranvía de Sandymount,
el de la pastelería de Downes, el del jamón
de William? ¡Maldito sea si así lo hago! iQue al fuego
me condene! ¡Hablar sobre los Irish Names of Places! (16).
Me maravilla pensar, y sobre mi alma lo juro
el que el autor olvidara mencionar el Curly's Hole (17).
No, señoras, mi imprenta no tomará parte
en un libelo tan basto sobre la Madrastra Erin (18).
Piedad tengo del pobre, por ello tomé
a un escocés pelirrojo (19) para que vigile mi libro.
iEscocia, pobre hermana! Su destino es derrumbarse;
más Estuardos que vender ya no encuentra
Delicada es mi conciencia como seda china:
mi corazón tan suave como el requesón.
Colm puede deciros que hice una rebaja
de cien libras sobre el presupuesto
que le di para imprimir su Irish Review (20).
Amo a mi pais, ¡por los arenques que lo amo!
Quisiera que ver pudierais las lágrimas
que sollozo al pensar en el barco, en el tren
de los emigrantes. Por tal causa para todo el mundo
publico esta guía de ferrocarriles tan ilegible.
A la puertas de mi imprenta la pobre,
digna prostituta, juega cada noche a la lucha libre
con su británico artillero de calzones ajustados, y el extranjero
el don de la locuacidad aprende
de la borracha, desaliñada, ramera Dublín.
¿Quién fue el que dijo, «No resistid al mal»? (21).
Ese libro quemaré, aunque el diablo me lleve.
Cantaré un salmo mientras veo cómo se incendia,
y las cenizas guardaré en un ánfora.
Penitencia haré con vientos y gemidos,
de hinojos, sobre mis canillas. La próxima
cuaresma me desnudaré las penitentes
nalgas al aire, y gimoteando, junto a la imprenta
confesaré mi espantoso pecado.
Mi capataz irlandés, de Bannockburn (22),
hundirá la mano derecha en la urna,
y firmará con pulgar reverente una equis,
Memento homo (23) sobre mi culo.


---------------------------------------------------------
(1) George Aoberts es quien dirige la palabra.
(2) Este hecho. el cual Joyce menciona en «La sombra de Parnell» (p. 227), ocurrió en Castlecomer, en el verano de 1891, de acuerdo con el amigo y biógrafo de Parnell, R. Barry Q'Brien.
(3)Reverendo William J. Walsh, Arzobispo de Dublín.
(4) Joseph Campbell, autor de «The Mounta;ny Singer», publicado por Maunsel en 1909.
(5)«Juicio», obra en dos actos, de Campbell, publicada por Maunsel en 1912. En la página 25 se encuentran las palabras «bastardo» y «ramera».
(6)«El apóstol», publicado por Maunsel en 1911. La obra de Moore, en la cual Cristo (La Palabra) y Pablo se encuentran después de la muerte de Cristo, incluye un diálogo entre Cristo y María, en el cual María se lamenta de su belleza perdida. En un largo prólogo Moore investiga, en la Biblia, en busca de pruebas sobre la sensualidad, y observa que «en la página 9» (Samuel) se lee como David fue cautivado por la dulzura de las piernas de Betsabe, mientras esta se bañaba... y en la página 26, «Puede ponerse en duda si Pablo siempre pudo vencer las tentaciones de la carne, pero esto no nos haría amarle menos, aún si supieramos que hubiera amado a Santa Eunice no tan santamente.»
(7) James Cousin, teósofo y poeta de Dublín. El «libro de recetas» probablemente se refiere a «Etain the Beloved and Other Pomes» publicado por Maunsel en 1912.
(8) Expresión del padre de Joyce. Ver «Ulises», pág. 122.
(9) Maunsel publicó el «Kiltartan History Book», en 1909. y el «Kiltartan Wonder Book», en 1910, ambas obras escritas por Lady Gregory.
(10) Padraic Colum. «What-you-do» sigifica literalmente, «Cómo está usted», aunque en el uso diario equivale al momento de duda que al hablar de una persona se tiene al no recordar su nombre.
(11) La palabra «Shift» (muda de ropas), dicha por un personaje de «Playboy of the Western World», de Synge, ocasionó un alboroto en el Abbey Theatre en 1907; ese mismo año Maunsel publicó la obra.
(12) Roberts fue viajante de ropa interior para señoras.
(13) Periodista de Dublín.
(14) Oficial de la «Royal Irish Constabulary», destacada en Dublin Castle, hombre de gran cultura. A menudo aparece en «UIises» bajo los nombres de Jack Powerland y John Wyse Nolan.
(15) Expresión del padre de Joyce. Ver «Ulises», pág. 125
(16) «The Origin and History of Irish Names of Places», escrita por Patrick Weston Joyce, quien no tenía nada que ver con James Joyce.
(17) Estanque para baños en Dollymount, Clontarf.
(18) Como bien observa el doctor Oliver Gogarty en «Mourning Becomes Mrs. Spendlove» (Nueva York, 1948), pág. 61, Robert era escocés de Ulster, por lo cual Erin era sólo su madastra.
(19) El mismo Robert.
(20) Colum editó «The Irish Rewiew» desde marzo de 1912 hasta Julio de 1913.
(21) Cristo, en el sermón de la montaña (22) Sitio en Escocia
(23) «Memento, homo, quia pulvis es», palabras que el sacerdote dice el miércoles de ceniza, mientras hace la cruz de cenizas en la frente de los fieles.



THE HOLY OFFICE

Myself unto myself will give
This name, Katharsis-Purgative.
I, who dishelvelled ways forsook
To hold the poet's grammar-book,
Bringing to tavern and to brothel
The mind of witty Aristotle,
Lest bards in the attempt should err
Must here be my interpreter:
Wherefore receive now from my lip
Peripatetic scholarship.
To enter heaven, travel hell,
Be piteous or terrible,
One positively needs the ease
Of plenary indulgences.
For every true-born mysticist
A Dante is, unprejudiced,
Who safe at ingle-nook, by proxy,
Hazards extremes of heterodoxy,
Like him who finds a joy at table,
Pondering the uncomfortable.
Ruing one's life by commonsense
How can one fail to be intense?
But I must not accounted be
One of that mumming company-
With him who hies him to appease
His giddy dame's frivolities
While they console him when he whinges
With gold-embroidered Celtic fringes-
Or him who sober all the day
Mixes a naggin in his play-
Or him whose conduct «seems to own»
His preference for a man of «tone»-
Or him who plays the ragged patch
To millionaires in Hazelhatch
But weeping after holy fast
Confesses all his pagan past-
Or him who will his hat unfix
Neither to malt nor crucifix
But show to all that poor-dressed be
His high Castilian courtesy-

EL SANTO OFICIO

Por mí mismo, a mí mismo me bautizo
con el nombre de Catarsis-Purgativo.
Yo, quien desgreñado abandoné camino
por defender la gramática de los poetas,
llevando a tabernas y burdeles
la mente del ingenioso Aristóteles.
Aquí mi intérprete debe estar
por si acaso los bardos lo intentan
y se equivoca, por lo que, ahora
de mis labios reciben ciencia peripatética.
para entrar en el cielo, viajar al infierno,
ser piadoso o terrible, uno, positivamente,
necesita el alivio de las indulgencias
plenarias. Porque cada auténtico místico
de nacimiento es un Dante, sin prejuicio (1),
quien, a salvo en el rincón de la chimenea,
por poderes se arriesga a extremos de
heterodoxia, como quien halla una alegría
en la mesa, alabando las estrecheces.
Si uno rige su vida por el sentido común,
¿cómo puede dejar de ser profundo?
Pero no debéis considerarme como a uno
de aquella compañía de mojiganagas (2).
Con aquel, quien se apresura a calmar (3)
las frivolidades de sus damas veleidosas (4),
mientras ellas le consuelan cuando él
hace pucheras con orlas celtas bordadas en oro (5),
o aquel que sorbe todo el día
imprudencias mezclan su comedia (6),
o quien cuya conducta parece tener
preferencia por un hombre de «tono» (7),
o el que hace de remiendo harapiento
para los millonarios de Hazelhatch,
más llorando después de la santa cuaresma,
confiesa todo su infiel pasado (8),
o quien tiene voluble sombrero,
no para la malta, ni para el crucifijo,
sino para mostrar a todos cuán pobremente
vestida va su alta cortesía castellana (9),
o quien a su dueño ama con delirio (10),
o quien con temor bebe su vaso de cerveza (11),
o aquel que una vez, cuando estuvo cómodamente
acostado, vio a Jesucristo sin cabeza,
y con esfuerzo intento salvar para nosotros
las obras de Esquilo, perdidas hace tiempo (12).
Más todos estos hombres de quien hablo
me hacen ser la cloaca de su pandilla.
Mientras ellos sueñan sus soñados sueños,
yo les saco las corrientes apestosas,
porque si estas cosas hago por ellos
fue porque mi diadema perdí,
Esas cosas por las que severamente la Abuela
Iglesia me dejo plantado.
Así les alivio los tímidos anos, y mi oficio
hago de Catarsis. Mi escarlata blancos
como la lana los deja (13). A través de mí
evacúan la panza llena. Para hermanar
máscaras, a una y a todas, como vicario
general actúo (14), y para cada doncella,
nerviosa y tímida, similar servicio realizo.
Que sin sorpresa reconozco la belleza
sombreada de sus ojos, el «no osad»
de la dulce virginidad contestando
a mi corrupto «quisiera» (15). Nunca ella
parece que piensa en ello, cuando en público
nos vemos, mas por la noche, cuando
encerrada en el lecho, descansa y siente
la mano entre los muslos,
mi pequeño amor, de luz vestido, reconoce la suave
llama que s el deseo. Pero las patrias de Mammón
bajo la prohibición tiene las costumbres
de Leviatán (16), y ese alto espíritu batalla
siempre con los innumerables secuaces
de Mammón. Que nunca puedan ellos verse libres
de este tributo de desprecio. Así vuelvo
la vista, distante da las vacilaciones
de ese heterogéneo séquito, esas almas
que odian la fortaleza que la mía tiene,
acerada en la escuela del viejo Aquino.
Donde ellos se agacharon, se arrastraron y oraron
yo permanezco, destinado por mí mismo,
sin miedo, sin hermanarme, sin amigos y solo,
indiferente como espina de arenque, firme
como cordillera de montañas, donde
mis astas centellean al aire (17). Dejad
que sigan como hasta ahora, necesarios
son para mantener el equilibrio. Aunque
se esfuercen hasta la tumba mi espíritu
nunca será de ellos. Ni mi alma con las suyas
una será de ellos. Ni mi alma con las suyas
una sea hasta que el Mahamanvantara (18)
se cumpla: que aunque a puntapiés de su puerta
me echen, mi alma les despreciará para siempre jamás.


--------------------------------------------------------------------------
(1) Frase que se repite en el ensayo de Joyce sobre la «Catalina» de Visen.
(2) «Sabed que me considerarán
hermano auténtico de una compañía
que cantaba a la equivocación de la dulce Irlanda...»
W. B. Yeats: «Address to Ireland in the Coming Times». «Compañía de Mojigangas» se emplea como título despreciativo, aunque se refiere específicamente al Abbey Theatre, que fue reconocido en agosto de 1914. Patrocinado económicamente por Annie E. Horniman, presidido por Lady Augusta Gregory y dominado artísticamente por Yeats, se desarrolló gracias al anterior Irish National Theatre, donde todos los jóvenes escritores irlandeses, con la excepción de Joyce, tomaron parte de una forma u otra.
(3) Yeats.
(4) Lady Gregory y Miss Horniman y quizás Maud Gonne MacBride.
(5) Alusión a las portadas con adornos impresos en oro de los libros que Yeats publicó en el último decenio del siglo pasado.
(6) John M. Synge.
(7) Oliver Gogarty.
(8) Padraic Colum.
(9) W. K. Magee («John Eglinton»).
(10)George Roberts, devoto seguidor de George Russell, a quien Russell se dirige como Joyce lo hace, en un poema.
(11) James S. Starkey («Seumas O´Sullivan»)
(12) George Russell.
(13) «Aunque tus pecados sean escarlatas, blancos serán como la lana», Isaías, I:18.
(14) Asistente del obispo, quien está al cargo del funcionamiento de la diócesis.
(15) «Dejando al "no osad" esperar por el "Quisiera" como el gato del refrán». Shakespeare: Macbeth, I, VII, 44-5.
(16) Satán, el héroe, el individuo, en este caso el mismo Joyce.
(17) «Era su fundamento y desdén les arrojó con astas centelleantes». Stephen Hero, p. 35.
(18) El gran año hindú.


(*) Poemas extraídos del libro Poemas Manzanas, publicados por la colección VISOR de poesía en 1973.




Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail



| Sumario | Editorial | Plástica | Galería I | Galería II | Fotografía | Especial | Literatura | Artículo | Cuento I | Cuento II | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Opinión | Filosofía | Destacado | Cine | Teatro | Crítica |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Directorio | Contacto | Promoción | Archivo | Buscador | Noticias | Concursos |
| Crea tu sitio |



- Imprime esta página -

 

Copyright © 2000-2002 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.