La avant-garde rusa y la decadente ficción posmodernista
Por Y.S.

 

Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen



El "posmodernismo" no ha pretendido más que determinarse a sí mismo en la historia del arte, procurando reconocer el período de transición en el que vivimos como un estilo independiente, una forma o un método de práctica. No obstante, en contraste con los anteriores estilos, las prácticas posmodernistas faltan a su definición como categoría autosuficiente, pues éstas en sí no declaran ninguna nueva dirección en el arte. El posmodernismo explota el encriptado significado del "ismo" moderno. Disfrazado entre prerrogativas culturales, procura precondicionar al arte sin que exista un punto de apoyo, sin centro u organización.

Haz click para ampliar la imagen


Durante los períodos de cambios significativos en el arte y la vida, los artistas han roto las formas convencionales, modificándolas con modos alternativos de expresión. Con la decadencia de la dinastía Romanov, que condujo a una Rusia aletargada durante tres siglos, y la explosión de la revolución de Febrero de 1917, surgió una histórica avant-garde rusa que reaccionó ante todos los estándares tradicionales reaplicándolos con nuevas formas. Aleksandr Rodchenko (1891-1956) se alejó por ejemplo de la pintura. Tomó y ensambló en un comienzo fotografías ajenas para la creación de originales fotomontajes, para sustituir finalmente el lienzo por imágenes realizadas con su propia cámara, aplicando modernos principios de diseño a través de su particular punto de vista y perspectiva. Otro emblemático personaje fue EL Lissitzky (1890-1941), quien en sus diseños combinó fotografías con dibujos, formas geométricas e impresiones directas sin negativo, o bien Kasimir Malevich (1878-1935) que con el desarrollo de sus abstracciones pictóricas culminase en lo que denominara "suprematismo".

Haz click para ampliar la imagen


Haz click para ampliar la imagen


Haz click para ampliar la imagen


El llamado posmodernismo intenta reacondicionar modos de expresión del pasado en su forma más pura, para recrearlos en el presente. Sin embargo, hoy en día, las reacondicionadas ideas del pasado no son suficientes para redefinir el arte.

No existe actualmente referencia ideológica real en el arte, siquiera estilística. Las líneas trazadas entre los medios tradicionales se han quebrado, aislando los conceptos compartidos. Los medios individuales proporcionan aun menos significado sobre nuestro tiempo. Se han agotado las formas clásicas definidas y practicadas en el arte, separándose o distinguiéndose entre sí. La fotografía se ha convertido en el ingrediente primario para la diversidad y las nuevas direcciones de la expresión artística.

Muchos artistas contemporáneos evidencian esta fractura, recurriendo a aquella histórica avant-garde para deshacer el clásico paradigma del modernismo. En lugar de tomar las prácticas modernas que se enarbolaron durante el siglo veinte, o las que fueron perdiéndose durante luchas ideológicas como la del comunismo, estos artistas contemporáneos destruyen las ideologías así como al modernismo que las contuvo. No convierten el resultado y conjunto de las prácticas modernas en otro "ismo", siquiera en un único modelo de práctica. Derrumban el pasado sin lograr reconfigurar, replantear y recrear uno nuevo, sin categorías predominantes ni tendencias. La expresión fotográfica es quizás el único denominador común en este arte sin estilo.

Desde mediados de siglo los precedentes de la avant-garde han sido reutilizados incansablemente, comenzando con Robert Rauschenberg (1925) y sus collages o emulaciones a obras como "Blanco sobre blanco" de Malevich. Estas ideas se han expandido sobre la permanente ruptura de las líneas clásicas trazadas entre las expresiones artísticas, proponiendo por primera vez en la historia del arte la imagen fotográfica como alternativa de expresión visual, sin sometimientos de orden jerárquico. Sin dudas el arte se ha desplazado más allá del modernismo, liberándose en la era de la información. El artista expresa el significado y sentido de nuestro tiempo fuera de "nobles" técnicas, tecnologías o medios tradicionales.

El cambio histórico en el arte se ha sucedido claramente, sin la necesidad de descriptores. Nuestro período de transición se ha convertido en el sostén de la actual fotográfica diversificación del arte, en lugar de determinar un nuevo "ismo".





Haz click para ampliar la imagen
Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen Haz click para ampliar la imagen



Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail



| Sumario | Editorial | Plástica | Fotografía | Galería fotográfica | Literatura | Cuento I | Cuento II | Artículo | Poesía I | Poesía II | Poesía III | Filosofía | Entrevista | Cine | Especial I | Especial II | Especial III |


| Home | Agenda | Staff | Colaboraciones | Enlaces | Contacto | Promoción | Archivo | Buscador | Noticias | Concursos |
| Crea tu sitio |



- Imprime esta página -

 

Copyright © 2000-2001 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.