Editorial

Puertas hacia el caos creativo

XII por QNLEO

A partir del siglo XIX, y hasta la actualidad, el término "cultura", en su más amplio significado, se ha ido componiendo de complejos y variados elementos íntimamente relacionados a los comportamientos sociales de los hombres. El concepto de "cultura" ha sufrido procesos caóticos y desorganizados, reuniendo componentes de diversas dimensiones y en algunos casos objetos y elementos absolutamente opuestos.

Con esto no quiero decir que la anarquía de conceptos no sea beneficiosa para las distintas expresiones artísticas y culturales, sin embargo durante estos procesos heterogéneos que transformaron y alimentaron a la cultura en los últimos 150 años, varios gobiernos y estados nacionales - por no decir todos ellos - se valieron de este caos para utilizarlo en su propio beneficio y despojar a los pueblos de "el derecho a una educación digna". Simplemente las elites gobernantes y económicas se distribuyen cantidades determinadas de "cultura" excluyendo por completo a los pueblos.

Pero esta cultura selecta no permite en ningún aspecto un verdadero progreso, un desarrollo de fondo que logre un real crecimiento espiritual e intelectual del individuo y por ende de las sociedades. El desarrollo que nos han impuesto es esencialmente tecnológico y, por supuesto, exclusivamente está reservado a esas elites. Las nuevas tecnologías electrónicas nos facilitan el intercambio de las distintas disciplinas y escuelas de pensamiento, pero cada vez más restringen a la gran masa de individuos que no tiene acceso a estos medios. Los grandes capitales multinacionales controlan el desarrollo y la difusión de las expresiones artísticas y culturales. Estos selectos grupos determinan la producción y la distribución de información; deciden quiénes son merecedores de alimentar su espíritu e intelecto y quiénes no.

No pretendo el aniquilamiento de esa masa caótica que es la cultura ni de sus elementos componentes. Deseo mayor caos creativo, anarquía de expresiones: lo único que anhelo es compartir la cultura con todos los individuos, que la sociedad en su conjunto goce de un real acceso a ella y, entonces sí, que cada uno sea libre de decidir que parte de aquella gran masa heterogénea lo beneficiará.

Pretendo que todos encontremos las puertas abiertas hacia el desorden laberíntico del conocimiento y, entonces podamos elegir, en igualdad de condiciones, que camino tomar.

/fvp



Suscríbete a Enfocarte.com y recibe las actualizaciones en tu e-mail


Sumario | Editorial | Plástica | Fotografía | Literatura | Filosofía | Entrevista | Galería | Opinión
Home | Agenda | Colaboraciones | Enlaces| Contacto | Archivo

 

Copyright © 2000-2006 Enfocarte.com /fvp.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.